Ayer, el diario USA TODAY, informó que la prohibición que pesaba sobre Lance Armstrong en todos los deportes olímpicos competitivos ha sido “levantada parcialmente”, lo que significa que será capaz de competir en algunos eventos distintos del ciclismo.

CORRECTION - DATE (FILES) - A picture taken on on July 2, 2010, shows US Lance Armstrong (L) riding with teammates during a training session in Rotterdam, on the eve of the start of the 97th edition of the Tour de France cycling race. Seven-time Tour de France champion Lance Armstrong confirmed he is facing new doping allegations brought by the US Anti-Doping Agency that could result in the stripping of his titles. Armstrong -- who has vehemently denied using performance-enhancing drugs during his career -- angrily said the new "baseless" charges stem from "discredited" allegations from the past. AFP PHOTO / JOEL SAGET CYCLING-USA-ARMSTRONG-DOPING-FILES
PHOTO / JOEL SAGET

Podría esto significar que Armstrong, quien hasta el 2012 compitió como pro en carreras sin drafting podría volver al triatlón?

Tal vez, pero tampoco es seguro que él quiera.

“Tengo 45 años y hago deporte por fitness en general y para mantener mi salud mental”, manifestó Lance; “Mis días de competencia están en el pasado”.

Todavía parece que Armstrong tiene algún interés en competir en los deportes de resistencia de nuevo, ya que ha sido visto participando en ultra-maratones como el prestigioso Western States 100 a principios de este año y recientemente dijo que le gustaría participar en Ironman Kona.

lance-armstrong

Parece que los triatlones podrían ser opción para él.

Él puede competir en un evento a nivel nacional o regional en un deporte que no sea el ciclismo… mientras no califique para competir en un campeonato nacional o evento internacional”, dijo el portavoz de Estados Unidos la Agencia Antidopaje, Ryan Madden.

Esto excluiría las carreras Ironman o ITU, pero permitiría que Armstrong compita en las carreras independientes como Fuga de Alcatraz, Wildflower Triathlon, o el Triatlón de Nueva York.

Armstrong ha sostenido que no ha usado sustancas ilegales  durante casi una década antes de admitir al uso de sustancias prohibidas para cada una de sus siete victorias del Tour de France.

Fue despojado de esos títulos y todavía continúa luchando contra un caso federal contra él que podría costarle millones.