Hace mucho que no escribo y hace varios días vengo pensándolo.

La temporada de triathlon volvió a empezar una vez más, para mi en Octubre pasado..

Debuté en 2015-2016 con el Ironman 70.3 en Rio de Janeiro, la primera edición que se hizo. De la carrera más duras que he corrido en mi vida!

Resumiéndolo, el agua se largó por olas, eso estuvo muy bien porque evita los golpes y el amontonamiento, si bien tenés que pasar a la gente que vas agarrando por detrás es una buena partida. El circuito de bici es  muy técnico con MUCHAS pero MUCHAS subidas y bajadas… las últimas a 70 km/h donde si parpadeás te caes. Las subidas a 10-12 km/h y obviamente en plato chico, Criminal!

Y la parte a pie si bien vas corriendo por un lugar donde el paisaje es una belleza, las lomas que tienen van asesinando poco a poco las piernas que ya vienen cansadas. Aun así pude quedarme con un tercer puesto en mi Age Group y muy contenta.

Me costó horrores recuperarme de esta carrera… aún así seguí y en octubre corrí otro Half, de nuevo como todos los años (y juro juro re contra juro que este fue el último) en Rosario; Resultado predecible, con Rosario no intento mas!

 En noviembre otro Half en Pinamar, que lamentablemente por las condiciones del agua se hizo duatlon asesino de 7km 90km y 21km donde corrimos mas de una centena de cuestas, y ahi…pum! mi rodilla izquierda me dijo “chica, calmáte!”. Tuve que empezar una rehabilitación con mi kinesiólogo que si bien es el mejor del mundo mundial pobre hombre no hace magia. Modifiqué mi plan de entrenamiento donde pasé a nadar mucho y pedalear y correr bastante menos (por unos 20 dias). La rodilla empezó a ceder y volví a entrenar normalmente…

Después algunas carreritas por acá cerca y hace dos semanas volví a competir en el primer evento Ironman 70.3 que se hizo en Argentina.

En principio bastante feliz porque por fin tenemos un evento de categoria internacional en nuestro pais, con slots y puntajes, con espíritu (aunque sea marketing) de hierro! La verdad es que estaba muy entusiasmada con esta carrera y me sentía capaz de competir y no solamente participar.

Estaba entrenando muy bien y muy duro. Estoy contenta con mi performance aunque siempre hay un “aunque” pero no es mi estilo usar el excusométro y esos motivos me los guardo para hacerme más fuerte para la proxima. Acá tambien se largó por olas, el agua estuvo muy bien, un recorrido de boyas muy bien marcado donde no hacía ni falta levantar la cabeza porque habia que navegar todo derecho. Era un gran rectangulo, cuando llegabas a la boya gigante del fondo doblabas y tenias que volver de la misma manera (por la mano de enfrente); El recorrido de bici estuvo bien porque al largar por olas se evitó (a mi parecer) bastante el  drafting, aunque han pasado otras cosas, esta vez el draffting se evitó bastante. Las mujeres largamos super adelante y eso hizo que tengamos mucho más control y motos sobre nosotras, lo cual está muy bien!

Acá se puede discutir sobre la buena o mala fe de los competidores pero eso estará siempre.

Me bajé a correr con un buen parcial de bici y sintiéndome bastante bien y fuerte. Salí a correr y por un momento creí estar en algún evento de afuera de Argentina, muchísima gente y mucha querida, esto no suele pasar cuando competimos fuera del pais y, confieso, es combustible super!

En la corrida me sentí bien durante toda la primer vuelta y en la segunda la rodilla, de nuevo, se hizo escuchar…el dolor era fuerte pero los pensamientos lograron imponerse, después de tantos años frente a estas cosas siempre, pero siempre, hacen que el dolor se anule y vuelva cuando solo el arco de llegada está frente a mis pies.

Contenta con el resultado, sé que puede ser mejor y voy a trabajar para eso!

Ahora para mi viene la parte más linda…empezar con los fondos bien eternos para el Ironman… de eso viene el próximo post!

Buenos entrenos para todos 🙂
Hasta la próxima