La directora general y presidenta de Livestrong renunció el martes, tras permanecer menos de un año en el cargo, en lo que representa otro golpe para esa fundación de lucha contra el cáncer, cuyos ingresos se han desplomado a raíz del escándalo de dopaje que envolvió a su fundador Lance Armstrong.

Chandini Portteus dijo que dejaba el cargo para pasar más tiempo con su familia. Llegó a la fundación con la misión de reconstruirla, pero Livestrong deberá ahora emprender la búsqueda de otro líder, mientras su marca, otrora global, sigue perdiendo lustre, y en momentos en que las donaciones continúan cayendo.

Greg Lee, jefe de finanzas de Livestrong durante casi 10 años, la reemplazará como presidente de manera interina. “Ha sido un privilegio y un honor servir a la fundación Livestrong”, afirmó Portteus en un comunicado que difundió el organismo.

“En este momento, concluyo mi gestión a fin de concentrarme en mi familia. Continuaré apoyando a la organización y su misión, y estoy orgullosa de lo que hemos conseguido juntos”. Portteus no respondió a una llamada telefónica ni a mensajes de texto que solicitaban sus comentarios.

Los ingresos de Livestrong se derrumbaron durante dos años seguidos, antes de que Portteus asumiera el cargo a comienzos de 2015, con un salario anual de 350.000 dólares. De acuerdo con expedientes financieros, las donaciones para Livestrong en 2013 cayeron de casi 23 millones de dólares a 15 millones, después de que Armstrong admitió en televisión que había consumido drogas para mejorar su desempeño en el ciclismo. Asimismo, los ingresos comerciales se hundieron 38% ese año por la cancelación o falta de renovación de patrocinios.

El reporte financiero de Livestrong correspondiente a 2014 se presentó a finales de 2015 y mostró otra caída de 29% en los ingresos y donaciones, a menos de 12 millones de dólares. El reporte dio cuenta también de un decremento de 10 millones de dólares en los activos totales. Armstrong, quien sobrevivió al cáncer, fundó la organización caritativa con su nombre en 1997.

La fundación creció hasta convertirse en una marca global de 500 millones de dólares. El ciclista se retiró de la junta directiva a finales de 2012, cerca de las fechas en que la fundación Lance Armstrong cambió su nombre. Armstrong permaneció alejado de la fundación hasta octubre de 2015, cuando participó en el mayor acto anual de recaudación de fondos.

Los archivos en internet muestran que Armstrong ayudó a recaudar unos 130.000 dólares. “Ojalá que la junta y los directores puedan restaurar una visión como la que alguna vez tuvimos, para que la organización sea grande de nuevo”, comentó Armstrong.