Está comprobado que correr con altas temperaturas y con humedad es más costoso y por lo tanto disminuye el rendimiento deportivo. Pero, lo que se preguntan muchos es :¿qué sucede en nuestro cuerpo?

heat-630x421

El cuerpo tiene una guerra para poder controlar su temperatura corporal ya que no solamente tiene que luchar contra el calor que genera internamente nuestro cuerpo sino también con el calor exterior.

Desde el inicio, nuestro cerebro nos genera una sensación de incomodidad y pesadez. Esto hace, inconscientemente, que adoptemos una estrategia de anticipación al calor. Es decir, que vayamos sin querer desde el inicio, algo más lentos que en climas más frescos.

Poco después que hayamos iniciado la carrera, se empieza a enviar más sangre hacia la piel para controlar la temperatura con lo que nos quedará menos volumen sanguíneo para que la musculatura trabaje en perfecto estado. Al ocurrir esto, nuestro cuerpo lo compensa haciendo latir más fuerte el corazón para intentar proporcionar la sangre necesaria pero se hace insuficiente y el rendimiento cae.

Otro factor paralelo que hace que nos cueste más correr con calor es que intentando perder temperatura interna se suda más y se pierde mucha más agua lo que hace que nos deshidratemos más rápido.

Todos estos procesos, hacen que se gaste más energía y que se agoten de forma más rápida nuestras reservas de glucógeno.