Todavía es de noche y, otra vez, ya estoy arriba de la bici con la primer semana del último mes de mi camino a Floripa de nuevo. La semana pasada fue “leve” porque estaba recuperando el falso último triatlon de media distancia que termino siendo duatlon criminal, al ver las condiciones del día y de la ruta (y de la distancia) me dije que eso iba a ser un entrenamiento pago, no estoy en condiciones de arriesgar nada porque hoy mi objetivo es otro así que aca sí estoy poniéndolo todo y sin ningún “pero”.

Tengo la suerte de compartir la casa y la vida con otro triatleta y entonces tenemos un cuarto que es exclusivo para toooodo lo que tiene que ver: bicicletas (hay más que personas), simuladores, pie para lo mecánico, soporte para llevarlas, insumos de limpieza, repuestos, ruedas, trajes, ropas, zapatillas, medallas y trofeos (esos para mirarlos cuando ya estamos muy cansados!), etc etc.  Entonces, yo ya muy temprano abro esta pieza, prendo luces, pongo música…pero hay vecinos. Y me miran como diciendo “pobrecita….” y yo pienso: “pobres ellos…no saben lo que es emocionarte solamente pensando en una llegada”. Porque eso es lo que acaba de pasarme, acaba de sonar una cancion que es muy significativa para mí y pensé en lo poco que falta para estar ahi, cruzando esa línea de nuevo y aunque sea caminando con las manos sé que va a pasar.

Son días duros, solitarios. Todo el grupo de amigos con el que entreno, excepto uno (Vamos arriba cabe!!), está de vacaciones. Ya terminó su temporada. Y a mí me queda un set de cuatro semanas de rock and roll.

¿Cómo voy a hacer? Pienso en el día a día y resuelvo en base a eso. Ojalá fuera profesional, pero no lo soy y ademas de cumplir con la planilla tengo que trabajar bastante y tratar de también llevar una vida “normal” o “de lo más normal posible” y a veces pierde uno el foco de eso…y es difícil. Uno ve que todos y cada uno cada vez andan mejor y más fuerte. Y no entendés como es que vos vas a pasitos de tortuga y con tanto esfuerzo. Y uno se obsesiona y hace que el mundo gire en torno a bajar las “x” horas en el Ironman, y desde mi punto de vista es bastante difícil hacer compatibilizar esto con ser amateur y tener que trabajar y cumplir con demás tareas.

rocio_neyen

Hace unos días, un domingo, había pedaleado muchísimo a la mañana y a la tarde todavía tenía que correr. Almorcé y me acosté un rato…claro, no soy un alien, no me podía levantar. Agarré el teléfono y le escribi a mi entrenador: “no doy más, no puedo más” “sos un dictador, me queres hacer jabón”
y del otro lado una persona a la que quiero mucho y valoro más aún me dijo:
“…desde chiquito fui de madera pero sumé todos los dias (…) la constancia y perseverancia es la que hace personas como nosotros mejore aunque sea una décima…” él por supuesto, o seguro si porque a veces creo que me conoce mas que yo, no supo el click que hice internamente. Y salí. Y volvi con otro entrenamiento impecable.

Me gustaría recordarme/nos que quiere decir ser AMATEUR: El término proviene del francés. Y así ha pasado al español. Es una palabra presente desde el siglo XV en Francia, su variante femenina amatrice y que proviene de amaor derivada del latín amator cuyo significado es EL QUE AMA.
En el siglo XVIII aparece con el concepto de quien cultiva un arte, oficio, deporte sin ser profesional. Ya en el siglo XIX aparece en el deporte para dar forma a lo que hoy asociamos al concepto.

Y con esto que quiero decir? Que sin dejar de intentarlo duro todos los días, deberíamos recordar que sólo lo hacemos por AMOR y superación. Por amor a sentir que nuestras piernas tienen la fuerza para llevarnos a cualquier Finish Line, pero que el corazón es el motor que desea, y por mucha fuerza que tengamos si realmente no lo deseamos con el corazón es difícil trabajar para eso. Más acá. Que no recibís ninguna recompensa más allá, y no menor, de sentir que el pecho va a explotarte de la alegría porque bajaste UN minuto, porque nadie más que vos sabe lo duro que fue, porque nadie mas que vos sabe las batallas mentales que sucumbiste, porque nadie mas que vos trató de elegir la mejor manera para cumplir con todo, porque nadie mas sabe lo doloroso que fue abandonar ese entrenamiento porque ya estabas demasiado dolorido y descompuesto, porque no saben lo que costó dormir despues de hacer un fondo a última hora, ni tampoco lo dificil que fue decir “no gracias, paso” a ese riquísimo postre que te ofrecieron, ni perderse cumpleaños, ni salidas, pero ahí está…tampoco saben lo emocionante y pleno que se siente lograrlo una vez más. Demostrarte que el límite esta donde vos queres que esté. Que eso que dicen por ahí de “es imposible hacer eso” a vos te causa gracia porque si ellos supieran.. no es fácil y me lo avisaron pero hoy elijo el camino mas difícil porque se que la recompensa es más grande.

Que alguien corra más rapido que vos no es excusa para que no lo intentes mas duro cada dia.
Vamos arriba!!!!

Felices entrenos (o descansos!)