Como cada mañana, la vida en el campamento de la Titan Desert comienza a las 6h, hora local. Suena la música, nos levantamos, vamos al desayuno, hacemos nuestras necesidades, nos lavamos los dientes, hacemos la maleta y la subimos al camión (menos en la etapa maratón que no hay maleta ninguna ni ningún tipo de asistencia).

Este video y este consejo va sobre la forma correcta de lavarse los dientes.

 

Una cuestión importante, ya que hay que usar siempre agua embotellada para evitar bacterias que nos puedan provocar diarreas; aunque no te tragues ese agua las bacterías pueden bajar a nuestro estomago por la saliva.

 

 

 

Pasemos ahora a comentar la tercera etapa de la Titán Desert. La tercera etapa de este año fue la más larga de toda la historia de la Titan Desert. Etapa 03.  Gourrama – Boudnib (146,20km – desnivel: 1134m).

Terreno: Pistas variadas, con una parte de montaña y después grandes llanuras. Las Claves de Etapa: La etapa más larga, sin dificultades técnicas. Pistas en buen estado y un desnivel favorable. Un día marcado por la gran cantidad de kilómetros a completar. El viento puede ser un aliado o un enemigo.

150km de arena, viento y piedras
Por suerte, esa mañana me desperté bien. El dolor de los glúteos se había calmado. Eso significaba que podía al menos salir esa etapa. Con dolor, pero podía salir. Esta fue la etapa más larga que hasta el momento se ha disputado en la Titan Desert. Casi 150km, gran parte de ellos favorables y con poco aire hasta la última parte de la ruta. Tuvimos unas vistas espectaculares de las que quedé maravillado. Algunas veces me preguntaba, cómo la naturaleza ha sido capaz de hacer unos terrenos tan espectacularmente bellos en un territorio tan hostil. Qué bajadas tan infinitas, También he de decir que la subida algunas veces también parecían infinita…  Si vas a participar en la Titán Desert y tu objetivo es disfrutar la aventura y vivir la experiencia y quieres acabarla en tiempo, algo que te vendrá muy bien será ir controlando la media. Normalmente, la organización da un tiempo para terminar la etapa. En este día, con 150 kilómetros teníamos 12 horas para entrar dentro de control. Eso es más o menos unos 12km/h de media. Pero hay que tener en cuenta que la media de pedalero es siempre superior a la media real de la salida (incluyendo las paradas). ¡No olvides este dato, hay que tenerlo en cuenta para no llegar fuera de control!

Esta etapa cuando conocí a Rubén Fernández, buen compañero de ruta. Es nada más y nada menos que piloto de rallys, campeón de Aragón y de Cataluña, y subcampeón de España. El sería quien me enseñara a pasar sobre las dunas sin quedarme clavado en ellas, pero será más adelante cuando os cuente más sobre estos trucos para “volar” sobre la arena del desierto. Realmente es muy gratificante y alentador el tener una persona que lleva el mismo objetivo que tú, disfrutar en cada momento, en cada pedalada, de cada vista que la carrera nos ofrece… Poner la consciencia en aquello que estás haciendo y disfrutar cada momento. Es muy importante este detalle si quieres hacer una buena carrera, no seguir un grupo que te saque el pellejo en cada repecho, sino tratar de encontrar el ritmo en el que te encuentres cómodo, tanto si es subida como si es bajada. Si tu objetivo es competir y quedar cuanto más arriba mejor, ya sabes entonces lo que hay que hacer.

Esta sería una etapa fácil hasta el kilómetro 107. Hasta ese momento, quitando los primeros 20km de salida que fueron subida, todo sería con terreno favorable y con el aire a favor. Se rodó muy rápido en este día. El problema vino en ese kilómetro 107, que se giró casi 150 grados  a la derecha y comenzó a dar el aire muy fuerte de cara. Además, el terreno se volvió arenoso, cosa que dificultaba el pedaleo. Todo esto junto al calor, hicieron que los últimos 40 kilómetros fueran realmente duros. En las imágenes podéis ver que se formaban remolinos de viento. Nos vamos acercando a esta zona cada vez más y seguimos haciendo unas fotos. Es muy curioso tener uno tan de cerca, un pequeño tornado de unos 15 metros de ancho. Realmente bonito. Se ve como al fondo se está tragando a alguno de los participantes que iba por delante. Creemos que salió de ahí poque al final del día no faltó nadie en el campamento.

Remolinos de viento

Cuando uno de ellos parecía que se iba a apartar del camino, da un giro brusco y se viene hacia nosotros. Una finísima capa de arena nos sacude con mucha fuerza y nos tira de la bicicleta, obligándonos a echar el pie a tierra hasta que pasó del todo. Parecía pequeño, pero tenía fuerza, muchísima fuerza, más que suficiente para tirarnos de las bicicletas. En el último momento antes de caer al suelo, Rubén echa una foto (esa fue la última foto que tomó, la arena estropeó la cámara). Al llegar al campamento teníamos arena hasta en la parte más oculta de nuestro cuerpo. Por suerte esto ocurrió al final de la etapa ya que si hubiera pasado al principio, el llevar tanta arena en nuestro cuerpo hubiera sido muy peligroso porque hora tras hora y pedalada tras pedalada, esa arena rozando con la piel actúa como una lima y llega a hacer heridas. Ojo con la arena que es cosa seria y peligrosa.

En esta etapa comenzó a dolerme la rodilla izquierda por dos motivos que tienes que tener tú también en cuenta: El primero era porque al tener el culo tan dolorido y con heridas, pasaba mucho tiempo de pie y no me daba cuenta que la mayoría de las veces descansaba sobre la misma pierna, la pierna izquierda. Esto hizo que en esta etapa se me cargara un poquito la rodilla. El segundo motivo, y atentos a esto, fue el doble culotte. Al llevar dos culottes, la presión que hacía la goma elástica sobre mi cuádriceps era superior a la que yo estoy acostumbrado. Esto, pedalada tras pedalada me provocó una pequeña contractura que día tras día se haría más grande, llegando incluso a poner en peligro el finalizar la prueba. Como he comentado en el primer artículo, si queréis utilizar dos culottes podéis hacerlo, e incluso es recomendable, pero es importante que antes os hayáis acostumbrado a esta circunstancia.

Una motivación para seguir…
Te muestro un pequeño aliciente para que no te entren ganas de retirarte en la Titán Desert, o al menos pienses en ello si pasa por tu mente la idea de llegar al campamento en el coche escoba. Si te vas a retirar y quieres mucho a tu bicicleta, piensa que ésta viajará en camión una vez pongas pie en tierra, junto a las del resto de los competidores que se retiren. En el camión irán todo lo ordenadas posibles, pero unas junto a otras. Bicis de miles de euros, unas al ladito de la otra. Muy, muy muy juntitas. Con los baches de los caminos, el sol, el polvo… Antes de retirarte, piensa que tu bicicletita irá en estos camiones. Si la quieres mucho, aprieta los dientes y dale fuerte a los pedales hasta el próximo campamento. Allí podrás reponer energías para el día siguiente y descansar.

Estos días de tanto calor y con etapas tan largas, también se nos caldea la planta del pie. En el video de la primera etapa comentaba que la vaselina me venía muy bien para la planta del pie. Esto disminuye el caldeo de estos días tan calurosos. Yo me echaba un poquito de vaselina en la planta de los pies en la salida y en el segundo avituallamiento. Cuidado, mucho cuidado con la vaselina de que no se te caiga al suelo y se llene de tierra. Si esto ocurre y te la aplicas, puedes hacerte alguna herida con las piedrecitas o arena que se queda pegada. Ojo y mucho cuidado.  Aunque la Titán Desert está hecha principalmente para rodar, siempre hay tramos técnicos de alta dificultad. Dependiendo de tu pericia o de los reflejos que tengas en cada momento, podrás pasar el tramo técnico montado en la bici o caminando. Cuidado con la confianza en uno mismo. Algunas veces nos juega malas pasadas. Sin ir más lejos, en la jaima que tenía al lado, de los tres chicos que dormían en ella había dos con el brazo inmovilizado. Se habían caído en dos distintos tramos técnicos tanto de la primera como de la segunda etapa. Se confiaron de que podían pasarlo montado en la bici pero como ellos mismos confesaron, los reflejos les fallaron y cayeron al suelo.

Hay que tener en cuenta que aunque sea una carrera organizada, los servicios sanitarios pueden llegar a tardar hasta dos horas ya que alguien tiene que acercarse al siguiente punto de control y avisar de que hay un herido que necesita asistencia, y una vez informado los servicios médicos, hay que esperar otro ratito hasta que llegan al punto exacto de la caída.

Te dejo un video de la tercera etapa ya cercanos al campamento y antes de encarar un tramo técnico, con más de 9 horas de carrera y unas vistas espectaculares.

En este día aprendí que el perfil que te da la organización, está perfectamente detallado y es totalmente correcto. Lo que dice que es subida, es subida, y lo que dice que es bajada, es bajada. Lo que sucede algunas veces es que el terreno y sobre todo el viento, pueden hacer de una etapa que a priori parece sencilla, se convierta en un día muy duro. Así y todo piensa que 150km, por muy fácil que parezca el terreno siempre van a ser duros. Son muchas horas y en tanto tiempo puede pasar de todo. Si vas a realizar la Titan Desert con el objetivo de pasártelo bien, guarda siempre un poco que energía y ve reservando. No sabes con qué terreno puedes encontrarte ni cómo de fuerte o débil, favorable o en contra puedes encontrarte el viento. O de cuánta arena te puedes encontrar por el camino. La arena muchas veces es una trampa que psicológicamente, te machaca.

Te machaca porque te hace ir a 10 ó 12 km/h. A esa velocidad, los kilómetros pasan muy, muy muy despacio. Miras el reloj, ha pasado media hora y tan sólo recorriste 5 kilómetros… La cabeza piensa de todo. Sé fuerte y piensa que eso no puede durar siempre. Hay que llegar al campamento. Piensa siempre en positivo.

Autor: Pedro García
www.electroestimulaciondeportiva.com