Mitos y verdades sobre salir a correr y el consumo moderado de alcohol.

La práctica de running, o de cualquier deporte, debería estar reñida con el consumo moderado de alcohol, ¿verdad?

La relación entre el alcohol y salir a correr (o hacer cualquier tipo de actividad física) es algo más compleja. De hecho, la ingesta de una bebida al día podría reducir el riesgo de cáncer y otras dolencias,

Entonces, ¿no hay ningún problema si bebo y salgo a correr? Bueno, evidentemente sí. Aunque un estudio realizado en 2009 por la Universidad de Miami afirma que los consumidores de alcohol practican más deporte, el hecho es que son dos actividades que no van particularmente de la mano. Te explicamos las principales razones:

  • Las bebidas alcohólicas son productos con un considerable componente calórico, que además metabolizamos directamente como grasa. Por tanto, consumir alcohol, incluso de forma moderada,  implica la posibilidad de aumentar de peso, con el consiguiente descenso en el rendimiento que ello supone en cualquier deporte de resistencia.
  • El alcohol tiene un efecto diurético que desaconseja su consumo, sobre todo después de una carrera. Es importante recuperar los niveles de líquidos después de un esfuerzo prolongado. La cerveza o la copa de vino para relajarnos al acabar una carrera, no obstante, no son una buena idea en términos de nuestra salud.
  • Además, según la nutricionista Emily Brown, de Runners Connect, el consumo regular de alcohol perjudica en la recuperación de lesiones y heridas.

entonces, ¿qué hago? Si soy corredor, ¿puedo beber una copa de vino a cerveza con tranquilidad?

La conclusión es que  el alcohol no debe ser un alimento común en la dieta de un deportista por los tres argumentos expuestos con anterioridad. No obstante, si decidís compatibilizar en tu rutina semanal el consumo moderado de alcohol con la actividad deportiva, la recomendación es que no lo hagas después de entrenar o competir o cuando sufras una lesión.

Si corres y querés mantener tu forma, lo mejor es que evites el consumo de alcohol.