Los ciclistas participantes del Tour de France estarán protegidos por 23.000 policías, incluidos equipos de fuerzas especiales.

tour_de_france_2015

París, Francia. Los ciclistas participantes del Tour de France de este año estarán protegidos por 23.000 policías, incluidos equipos de fuerzas especiales, en un intento del gobierno de garantizar la seguridad en medio de amenazas extremistas.

Francia lleva en estado de excepción desde los atentados de París en noviembre, en los que murieron 130 personas. Monumentos y lugares de interés religioso cuentan con protección militar. Las medidas de emergencia se extendieron la semana pasada para cubrir el Campeonato de Europa el mes que viene y el Tour de France, que se celebra del 2 al 24 de julio.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, se reunió el martes con Christian Prudhomme, presidente de la organización que gestiona el Tour, y después anunció medidas de seguridad excepcionales para la edición de este año.

La seguridad en la carrera resulta especialmente compleja porque los aficionados se congregan en los márgenes de estrechas carreteras de montaña y calles urbanas, en un recorrido que se extiende miles de kilómetros por toda Francia.