Kingston, Jamaica | AFP.

El rugido del estadio de Londres la tarde del viernes 22 de julio de 2016, justo cuando Usain Bolt cruzó primero la meta de la carrera de 200 m, fue el suspiro de alivio de millones de aficionados y de los dirigentes de la IAAF y de los Juegos Olímpicos de Río-2016.

usain bolt
Bolt es el mejor velocista de la historia, con los récords mundiales en 100 m (9.58) y 200 m (19.19) conseguidos en 2009, así como en el relevo de 4×100 m.

La leyenda del atletismo estaba de vuelta.

Bolt acababa de ganar los 200 metros en la London Diamond League con un crono de 19.89 segundos (-0.3 m/s), demostrando estar en plena forma luego de la lesión en el muslo que le sacó de las eliminatorias preolímpicas de Jamaica.

Tal es la importancia del atleta de 29 años de edad, uno de los rostros más reconocibles del planeta y quien tendrá los ojos del mundo entero en sus espaldas.

Todos esperan que ‘El Rayo’ arrase con otras tres medallas de oro en los 100 m, 200 m y 4×100 m, como hizo en los Juegos de Pekín-2008 y Londres-2012.

Habrá pasado de ser leyenda a mito, algo que muy pocos deportistas han podido ser.

– De intimidado a intimidante –

La presión no parece intimidar a Bolt, que desde los 14 años ha estado en el candelero mundial.

Aún como adolescente, Usain se convirtió en el campeón más joven de la IAAF al ganar los 200 m en el Campeonato Mundial Junior de Atletismo de 2002, que se desarrolló en Kingston, Jamaica.

Seis meses antes estaba llorando en su casa porque, debido a su timidez, no quería participar en esa cita. Con 14 años, y una altura aproximada de 1,94 m, ganó el oro de los 200 m con un tiempo de 20.61 segundos.

Fue, empero, su primer récord mundial en los 100 m (9.72 segundos) en Nueva York en junio de 2008 el que cambió la vida del joven tímido que salió de lo más profundo de las zonas rurales de Jamaica, con unas zapatillas viejas en la mano y un pantaloncillo demasiado corto para sus largas extremidades.

Hoy, convertido en uno de los mayores iconos en un deporte que clama por modelos positivos y buenas noticias, se prepara para competir en sus cuartos Juegos Olímpicos.

– El Rayo Bolt –

Muchos le veían como un especialista de los 200 metros y pensaron que por su estatura y fortaleza haría el tránsito a los 400 m.

Pero su velocidad sostenida, su técnica y espíritu competitivo le han mantenido en lo más alto del ranking mundial de los 100 m y 200 m durante los últimos ocho años, todo un récord de perdurabilidad en una disciplina donde la edad y las lesiones acortan mucho la vida útil de un atleta.

Bolt es, por méritos propios, el mejor velocista de la historia, con los récords mundiales en 100 m (9.58) y 200 m (19.19) conseguidos en 2009, así como en el relevo de 4×100 m.

También engrosan su leyenda las seis medallas de oro olímpicas, las 11 de oro de los Campeonatos Mundiales y una larga lista de reconocimientos en todo el mundo.

Aunque algunos lo consideran casi como un extraterrestre, Bolt ha mostrado ser también de carne y hueso, con signos de falibilidad producto de empujar su cuerpo al límite año tras año, lo que le hace viajar periódicamente a la renombrada clínica de medicina deportiva del doctor Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt.

El peaje que su cuerpo ha tenido que pagar en su tránsito por el carril rápido todos estos años podría obligarlo a abandonar el deporte después del Campeonato Mundial de 2017.

A pesar de no romper ninguna de sus marcas mundiales desde 2009, Bolt ha dicho en repetidas ocasiones que le dedicará más tiempo a su primer amor, los 200 metros, y se ha fijado como meta romper su propio récord mundial en Rio.