Cuando se perfilaba como ganadora, la corredora de Bahamas Shaunae Miller-Uibo sufrió una posible lesión en el último tramo de la prueba.

En el momento en que llevaba una importante ventaja, la corredora isleña dio un pequeño brinco con el que mostró que algo falló en sus piernas, y a pocos pasos de la meta cedió la victoria a la estadounidense Francis, que llegó con gran impulso desde atrás sobrepasando también a la reconocida Allyson Felix, quien se llevó la medalla de bronce.

La plata fue para SalwaEid Naser, de Baréin, mientras Miller-Uibo (actual campeona olímpica de los 400 metros planos) terminó ubicada en la cuarta posición, sin poder subir por lo menos al podio como reconocimiento por esfuerzo.