Así fue el primer Kilómetro Vertical celebrado en la mítica Zegama-Aizkorri (2015): mucha lluvia y mas barro aún.

Los corredores/as tuvieron que darlo todo para avanzar sobre un terreno deslizante bajo una fuerte lluvia.