Oscar Pistorius, un verdadero ejemplo de VIDA

Oscar Pistorius nació en Sudáfrica un 22 de noviembre de 1986. A los once meses de vida, debieron amputarle ambas piernas debido a una malformación degenerativa de dichas extremidades. Estas habían salido del útero materno sin peronés ni tobillos. La decisión fue muy difícil para sus padres, Henke y Sheila, ya que de no hacerlo, la malformación en sus huesos iría degenerando y le crearía serios problemas en la adolescencia. Ante este problema, optaron por amputarle las piernas ya que así el niño lograba adaptarse a las prótesis desde pequeño y no tendría ningún tipo de problemas más adelante. Frente a esto, Pistorius afirma: “Siempre he pensado que la decisión de mis padres fue la adecuada”. En un principio todo marchaba bien. En seis meses, Oscar ya podía correr libremente con sus prótesis. El problema surgió a la hora de comenzar el colegio, ya que sus compañeros se le burlaban constantemente. Oscar, desde pequeño, aprendió a ignorar las burlas. En algunas entrevistas realizadas sostiene: “Yo no soy un inválido, simplemente no tengo piernas. Además, todo el mundo tiene alguna discapacidad… las peores son las del espíritu”. La verdadera pasión que lo acompaña a Oscar, desde que era joven, son los deportes. Todos pensarían que ante esta dificultad con la que cuenta, le resultaría imposible practicar deporte alguno. Pero no es así, ya que practicó varios de ellos. Primero rugby y waterpolo, luego natación y por último (sin dudas con el que más éxitos logró) atletismo. A través del atletismo, Oscar logró trascender a nivel mundial ya que se lo conoce como “the fastest thing on no legs” (la cosa más rápida sobre ninguna pierna). A esta denominación se la puede justificar desde los hechos, ya que por ejemplo registra 46,34 segundos en 400 metros, o la máxima velocidad en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004, con un oro en los 200 metros y un bronce en la carrera de 100 metros. Esto es totalmente sorprendente si se tiene en cuenta que fue marcado por un atleta paralímpico Pistorius y su relación con la IAAF Oscar Pistorius y la IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo) fueron protagonistas de un gran debate. Esta asociación, afirma que está prohibido el uso de cualquier “ayuda técnica” en cualquier atleta. Luego de esta implementación, varios estudios y observaciones a través de cámaras de alta definición determinaron que Pistorius, al usar las prótesis transtibiales construidas en fibra de carbono, contaba con ventajas considerables por sobre los atletas sin prótesis. Ante esto, la IAAF declaró que Pistorius no podrá competir en ninguna competencia certificada por la federación (incluyendo los Juegos Olímpicos). La gran preocupación y aspiración del atleta era la participación en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, por eso apeló la mencionada declaración de la IAAF, y el TAD (Tribunal de Arbitraje Deportivo) lo autorizó a participar en esta competencia, pero para hacerlo debería obtener la mínima marca que exige la federación. Luego, no pudo participar de la competencia que tanto anhelaba porque no logró alcanzar la dicha marca pese a que estuvo muy cerca. Como era de esperarse, esta interesante historia ha sido captada por Hollywood y Pistorius cuenta con varias ofertas para llevar su vida al cine. Además, la empresa de indumentaria deportiva “Nike” ha decidido auspiciar el futuro prometedor de este joven. Querer es poder Sin dudas, Oscar Pistorius es sinónimo de “querer es poder” y es un verdadero ejemplo para todos los jóvenes que están en su misma situación y no encuentran la salida para seguir adelante. Muchas veces, los niños que nacen con alguna discapacidad se ven destinados a una vida llena de burlas y limitaciones, pero mediante este ejemplo (el ejemplo perfecto, se puede decir) podemos decir que las únicas limitaciones que uno puede tener son las ganas de alcanzar su sueño. Oscar cruzó todas las barreras que la vida le puso y logró alcanzar lo que desde niño anheló: ser un atleta exitoso.