Pablo Ureta desde Kona!

“LA SUERTE ES EL PRETEXTO DE LOS FRACASADOS”… PABLO NERUDA

uantas veces habré discutido sobre este tema de la suerte, de si existe o no. A la mayoría de las personas hay alguna palabra que no le gusta que le digan así como en la película “Volver al futuro” no le gustaba que le digan cobarde. A mí personalmente no me gusta cuando me dicen sos un chico con suerte. Primero porque para mí la suerte no existe y si existiese no me considero un chico con suerte en absoluto.

Gracias a Columbia y Ceepo por el apoyo!

Siempre me gusta mucho leer frases o proverbios y no hay ninguno con el que estoy más de acuerdo que con este del gran Pablo Neruda:

“LA SUERTE ES EL PRETEXTO DE LOS FRACASADOS”.

Es la excusa de las personas que no conocen lo que es el sacrificio, no saben lo que es el esfuerzo ni la motivación, porque piensan que muchas veces el éxito de alguien es porque es rico, porque es inteligente, porque ha tenido “suerte” en su vida.

Si yo hubiera esperado sentado en mi pueblo en Huerta Grande muchos años atrás que la suerte venga a buscarme, seguiría sentado en la misma silla sin haber conseguido absolutamente nada.

Yo creo que la primera cosa que uno tiene que hacer en la vida es aceptar su realidad: que uno es pobre, que un su ciudad no se puede hacer lo que uno quiere, que la federación deportiva no lo ayuda, que estudiar en el extranjero es imposible o lo que sea. Una vez que uno acepta esa realidad, empieza el proceso para adaptarse y cambiarla o bien renegar toda la vida de su situación personal.

Yo me podría haber quejado tanto en mi vida… Porque mi ambición, mis ganas de superarme eran un millón de veces más grande que mi realidad, que mis sueños eran imposibles, que en una familia numerosa era imposible que me paguen la Universidad en un país tan caro como Suiza y millones de otras más.

Sin embargo, después de renegar mucho con mi realidad, decidí aceptarla y hacer todo lo posible para cambiarla. Fui en busca de las oportunidades, fui en busca de mis objetivos, fui a cambiar esa realidad sin contar en la suerte y si porque la suerte es el pretexto de los fracasados según Neruda y Ureta también..

Y la puta madre si la parí, si sufrí, si me costó todo tanto. El que piensa que alguien me regalo algo o que mis viajes por el mundo, mis estudios fueron fáciles lo invito a hacer lo que hice.

Esa persona se equivoca y no conoce mi vida, ni nada. Porque hay que bancarse dormir en el bosque antes de los ironman, porque no me alcanzaba ni para pagar un camping, si porque hay que tener huevos para hacer 3 secundarios para perseguir el sueño de estudiar en una universidad Suiza, si porque hay que bancarse empezar la universidad a los casi 26 años por falta de plata y porque cuando muchos dormían yo trabajaba en un hotel a la noche para pagar mis estudios, porque junté pelotitas de golf, porque lavé platos en un restaurant, porque trabajé en viñedos y en la empresa de mis viejos. Enumerar cada cosa por la que tuve que pasar daría para escribir un libro y en mi vida los sacrificios, los esfuerzos, las tristezas trato de guardarlas para mí y trato de compartir con ustedes las cosas positivos, que si se puede porque la vida es una y mi filosofía es vivir cada día como si fuese el último.

Si después de todo, lo único que nos llevamos el día que dejamos esta tierra son los recuerdos, las experiencias vividas, los momentos compartidos, el resto queda acá!

No ha sido fácil para nada estar donde estoy y después de lo que viví decidí disfrutar de la vida al máximo porque los obstáculos han sido gigantes, porque los sacrificios que he hecho han sido enormes. No me voy a olvidar nunca la primera vez que vine a Suiza en el 1998, pensaba que era inteligente, que mi ingles era excelente (para estándares argentinos), que era un muy buen triatleta y muchas otras cosas más. Sin embargo, Suiza me mostro que en el primer mundo los estándares son muy diferentes. Yo orgulloso de mi ingles enseguida conocí gente que hablaba perfectamente 5 idiomas, me di cuenta que en la universidad no existían los turistas, que el nivel de los atletas amateurs (ni hablemos de los profesionales) era increíble. Y si quizás las personas en Suiza no conocen el arte de vivir de los argentinos, pero si uno no quiere quedar relegado y destacarse tiene que buscar la excelencia en todos los ámbitos y yo trate eso desde un principio. Pero fácil no fue, suerte no tuve, mala suerte tampoco. Tengo lo que merezco, y todo absolutamente todo lo conseguí fue con esfuerzo, dedicación, perseverancia, pasión, amor y siempre siguiendo honesto, correcto y respetuoso.

Hoy estoy en Kona y participaré en el ironman de Hawái por novena vez. 13 veces clasifiqué, pero 4 no pude venir por estudios, trabajo o por problemas económicos. Se lo que cuesta estar acá y hoy lo estoy disfrutando como si fuese la primera o la última vez!!

Saludos desde Kailua-kona…. La suerte no existe….la mala suerte tampoco. Y si porque para venir a participar 9 veces en el ironman de Hawaii no se necesita suerte, se necesita PERSEVERANCIA, CONSTANCIA, DEDICACION, SACRIFICIO, PASION Y AMOR POR LO QUE UNO HACE!

Fuente: pabloureta.com