Papas, hidratos energéticos

La papa es uno de los alimentos básicos de nuestra alimentación gracias a su importante fuente de nutrientes. Hay muchas variedades de papas y todas son una fuente de hidratos de carbono en los que el 80% es almidón y apenas tiene grasas. En la dieta habitual del deportista, la papa es una fuente de hidratos de carbono que ayuda a aumentar las reservas de glucógeno muscular, es un alimento energético como la pasta pero con más ventajas nutricionales puesto que también aporta vitamina C, fibra y especialmente potasio, un mineral para la contracción muscular que presenta carencias en algunas condiciones de esfuerzo extremo y sudoración.

El consumo regular de papas preserva de calambres musculares que pueden aparecer tras el ejercicio físico intenso, aumenta la resistencia muscular. La papa también ayuda a prevenir las anemias al aportar hierro en pequeñas cantidades pero suplementado con la vitamina C que ayuda absorberlo. La mejor manera de aprovecharse de las ventajas de la papa es comerla cocida o al horno con su piel, aliñada con aceite de oliva y hierbas aromáticas como orégano, pimentón y un poquito de sal.

Nutrientes x 100g (x pieza en caso de frutas)
Valor energético 85 kcal
Hierro sin pelar 0,8 mg
Vitamina C sin pelar 13 mg
Fibra 1,5 g
Hidratos de carbono 19 g
Proteínas 2 g
Potasio sin pelar 564 mg
Índice glucémico con piel 50 a 55