¿Por qué es bueno fijarnos pequeñas metas?

En la vida, absolutamente todas las personas quieren ser siempre victoriosas, ser el mejor en algo que nos gusta o lograr ese gran objetivo que nos habíamos fijado son cosas que pueden exaltar a cualquiera independientemente de la edad y de cuál haya sido su objetivo.

Más allá de ganar dinero de forma fácil y rápida, de tener el auto más lujoso o el mejor teléfono móvil, la verdadera satisfacción personal llega cuando nos sentimos a gusto con lo que hemos logrado y cuando sentimos que somos capaces de hacer y de superarnos cada vez; es por eso que cumplir cada uno de nuestros logros, por más pequeño que sea, es una de las satisfacciones más grandes que alguien pueda sentir.

Puede ser que todos soñemos con ser el primero en la carrera más grande del mundo; sin embargo, antes de llegar allí es necesario hacer muchas cosas con anterioridad y estas cosas no pueden verse como obstáculos, sino como pequeños objetivos alcanzados en preparación para llegar al gran final.

Por ejemplo, antes de que un niño pueda ser un futbolista profesional en el Real Madrid debe primero entrenar, aprender nuevos trucos, jugar en un club inferior hasta que por fin llegue a cumplir su sueño; no obstante, aunque ese proceso suene largo… cada truco aprendido, cada gol con su pequeño club y cada hora de entrenamiento completada fueron victorias que obtuvo que no todos lograron obtener y sin ellas no habría podido nunca llegar lejos.

  • Pensar en pequeño significa…
  • Poco a poco crear el camino

Sería muy divertido poder aplaudir y estar en la cima pero esto es totalmente imposible. Lograr pequeñas cosas te ayuda a trazar el camino para poder llegar a donde quieres llegar; derrumba y secciona ese gran sueño en todas las habilidades que necesitas obtener para poder llegar allí y haz una lista con todas las cosas que harás en orden. Poco a poco estarás caminando hacia tu sueño.

  • Tener resultados más rápidos:

Enfocarse solamente en el gran objetivo hace que psicológicamente sintamos que nuestra meta se encuentra muy lejos de nosotros. Sentir que a pesar de tus intentos no logras nada es perjudicial para nuestra mente; sin embargo, el problema no es que no obtenemos resultados, sino que no nos damos cuenta de los resultados que obtenemos.

Al darle importancia a las pequeñas cosas que logramos estaremos viendo los pequeños resultados que obtenemos al esforzarnos en lograr algo.

  • Obtener motivación exactamente cuando la necesitas:

Tener una lista de pequeñas metas es la mejor forma de sentirse satisfecho y con orgullo frecuentemente. No es necesario guardar el momento de satisfacción para el final cuando básicamente puedes alegrarte por todas las cosas que vas encontrando y superando en el camino. Esa motivación es como una gasolina que impide que la frustración llegue a nosotros, pues la frustración puede matar las ganas de lograr algo sin importar quién seas y qué desees lograr.

  • Fortalecer la mente o el cuerpo:

Dependiendo de tu gran meta, el esfuerzo que estás realizando para llegar a ella puede ser físico, mental o de ambos simultáneamente. Se supone que las pequeñas cosas a realizar en el camino son más fáciles y requieren de menor esfuerzo; sin embargo, estas gradualmente deberían ser más difíciles para poder convertirte en alguien capaz de lograr ese sueño grande.

Es por eso que enfocarnos en lograr todas las cosas, aunque sean mínimas, prepara al cuerpo o a la mente a poder llegar a la gran meta, estaremos listos cuando se necesite pues se trabaja para ello. Gananci tiene un excelente artículo sobre el poder mental que será de gran ayuda en estos momentos.

  • Sentirte capaz de lograr grandes cosas:

Esa meta se puede ver muy distante pero realmente puede estar más cerca de lo que piensas. Lograr pequeñas cosas te irá haciendo sentir útil y te demostrará cada vez que eres totalmente capaz de lograr lo que te propones.

Sentir que tienes la habilidad y capacidad de lograr tus objetivos hace maravillas con la autoestima y con la percepción que tienes sobre ti.

Haz una lista y empieza a tachar objetivos mientras logras cada uno de ellos, recuerda que para poder correr es necesario caminar y mientras caminas desarrollarás la fuerza necesaria para poder tener la mejor carrera de la vida y salir victorioso.

Por Edith Gomez.