Si estás resfriado, quizás te peguntes si podés salir a entrenar, para alegría de muchos, la respuesta es sí; podés correr si estas resfriado.

Por supuesto, tenés que cuidar mucho más la intensidad y duración del entrenamiento, ya que tu respiración se verá entorpecida y no querrás someter a tu cuerpo a un esfuerzo demasiado intenso y estresante.

Si el entrenamiento fuera muy duro, sumaríamos estrés al que ya provoca el resfriado y esto reduciría notablemente las defensas, pudiendo acabar en problemas mayores.

También es importante que no corras si tienes fiebre, pues la temperatura por encima de los 37º eleva notablemente el metabolismo de nuestro cuerpo a lo cual, no es conveniente sumarle el esfuerzo de una carrera. Entonces, entrená si estás resfriado siempre y cuando no tengas fiebre y tus pulmones no estén comprometidos.

Y si corrés resfriado, acordáte que lo que buscas es elevar las defensas de tu cuerpo, y no prolongar la condición, para lo cual es importante no estresar al cuerpo sobreexigiéndolo.

Entonces, resultará favorable correr si estás resfriado siempre cuando lo hagas a un ritmo moderado y respetando al cuerpo y la sensación que éste experimenta, sino sentiremos cansancio antes de lo habitual.