¿Sabías que la cinta de correr nació como dispositivo de tortura?

Desde hace muchos años la cinta de correr se ha convertido en un elemento común en el día a día de muchos deportistas.

Probablemente sea el aparato más utilizado en prácticamente todos los gimnasios del mundo, pero originalmente su función era mucho más oscura que la de ayudar a quemar grasas, tenía un fin correctivo y prácticamente de tortura.

El origen de la cinta de correr se puede fechar en la época del Imperio Romano, pero no fue sino Sir William Cubitt, un ingeniero mecánico inglés, el que le dio un uso dirigido al ejercicio físico y, al mismo tiempo, al castigo de prisioneros del Reino Unido en el Siglo XIX.

treadwheel-drawing

Desde TED cuentan la historia y evolución de la ‘rueda de andar’ desde un método de tortura y ‘reforma de prisioneros’, hasta esa cinta que de cierto modo sigue torturando a quienes pasan decenas de minutos al día corriendo sobre ella sin moverse de sitio.

El siglo XIX fue realmente convulso en Reino Unido debido a las numerosas revueltas tanto religiosas como sociales siendo el castigo más común el aislamiento de los prisioneros y la pena de muerte. Poco a poco se fueron haciendo reformas para utilizar unos métodos menos drásticos y el ejercicio iba a ser parte esencial de ellos. Fue entonces cuando Sir Cubitt creó su propia versión de la rueda de un molino, la cual sería empujada por los prisioneros con el fin de ejercitarse.

Pero claro, no eran tan ‘atractivas’ como las que vemos hoy en día. Los prisioneros estaban suspendidos sobre la rueda y si dejaban de caminar caían debajo de ellas. Y estas, más allá de su propósito ‘deportivo-corrector’, también servía para triturar granos o bombear agua.

jamaica

Según los cálculos de algunos historiadores, se estima que los prisioneros duraban unas 6 horas al día sobre estas ruedas, lo que es el equivalente a escalar más de 1500 metros. Por supuesto, el experimento fue considerado todo un éxito y para 1840 ya habían más de 100 prisiones que usaban este sistema, entre Reino Unido y los Estados Unidos.

No fue sino hasta el año 1898 en el que las ruedas fueron retiradas de todas las cárceles de Reino Unido por ser “excesivamente crueles”. 

Pero en el año 1952 regresó, solo que con un propósito completamente diferente: como una caminadora y lista para ser instalada en gimnasios y hogares en todo el mundo.

 

Vía Gizmodo y Tex