Muchos no se dan cuenta y creen que lo bueno del deporte es superar la línea de meta, mejorar sus tiempos o elevar un poco más sus límites. Otros, en cambio, lo practican por sus beneficios físicos: estar más atractivos, ganar músculo, perder peso, así como, evitar enfermedades y lesiones son los principales argumentos por los que se recomienda ejercitar el cuerpo. Pero, ¿cuántos hemos pensado alguna vez qué beneficios psicológicos tiene hacer deporte?

 

¿Sabías que los deportistas tenemos menos adicción a las drogas? Todo empieza en el cerebro al liberar dopamina, (el neurotransmisor de la recompensa) en respuesta a un estímulo placentero como sexo, drogas o alimentos. Por desgracia hay muchos que se vuelven adictos a esa sensación y empiezan a ser dependientes de sustancias nocivas para el cuerpo. El practicar deporte a diario combate esa sensación y tiene un efecto positivo en las personas con adicciones. No te olvides que hacer ejercicio ayuda a conciliar el sueño y a mantener tu reloj biológico “en hora”.

Sin duda hacer deporte reduce el estrés. No hay nada mejor que antes de acabar el día hacer un poco de deporte, así nuestro cerebro incrementa la producción de noradrenalina, un químico que puede moderar la respuesta del cerebro al estrés. Si eres de los que le gusta rendir al 100% en la oficina no hay mejor manera que introducir rutinas deportivas antes de empezar el día, así aumentarás tu productividad en el trabajo y en casa.

El deporte y sus beneficios psicológicosNo nos engañemos, una parte fundamental de hacer deporte es ver cómo tu físico evoluciona. Siempre dicen que los deportistas se valoran más así mismos, es cierto. Sentirse bien físicamente hace que mejore tu autoestima elevando de esta forma la percepción positiva del atractivo de uno mismo, por eso los deportistas confiamos cada día más en nosotros mismos.

Si eres de los que le gusta rendir al 100% en la oficina no hay mejor manera que introducir rutinas deportivas antes de empezar el día, así aumentarás tu productividad en el trabajo y en casa”

A medida que el deportista confía más en sí mismo crece su salud mental y la autoconfianza se apodera de él, así que su vida social mejora también. Lo que haces en el deporte se transmite a los demás sin darte cuenta.

Los deportistas enferman menos y más tarde. Posiblemente uno de los mejores beneficios de hacer deporte es la resistencia a las enfermedades degenerativas como el Alzheimer o la demencia. Hacer deporte consigue aumentar las sustancias químicas del cerebro que previenen la degeneración de las neuronas del hipocampo. Practicar deporte de forma regular disminuye el riesgo de mortalidad, ejerce un efecto protector cardiovascular y al mismo tiempo hace que disminuya el riesgo de sufrir un infarto cerebral.

“Ejercitarse regularmente es bueno para el humor, la memoria o el aprendizaje” – John Ratey.

El deporte hace que tu cerebro produzca más neuronas y más conexiones entre ellas, fenómeno llamado neurogénesis. Es por eso que tu cerebro ganará forma, aumentará tu capacidad de aprendizaje y mejorará tu memoria.

Hacer ejercicio cuesta, siempre hay que esforzarse para que la pereza desaparezca, si lo consigues la recompensa será grande. El deporte hace que se liberen endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia. Los estudios han demostrado que incluso pueden aliviar síntomas de una depresión. Por este motivo, los psicólogos recomiendan que las personas que sufren depresión o ansiedad mejoren su calidad de vida incluyendo el ejercicio en sus vidas.