“Antón Pirulero, cada cual atiende su juego”

La importancia de los juegos mentales en el deporte

kilian-jornet-jumping-mountain 

A Ale y Trini, que visualizando, me invitaron a jugar

“Sacar al paciente del estado de no poder jugar al estado de poder jugar…

Es en el juego y sólo en el juego que el niño y el adulto

 como individuos son capaces de ser creativos

y de usar el total de su personalidad,

y sólo al ser creativo el individuo se descubre a sí mismo.”

Donald Winnicott – 1971

 

 

“Antón Pirulero…”

 

Kilian Jornet juega. Una y otra vez a lo largo de su libro “Correr o Morir” nos hace testigos de sus juegos mentales.

1.- cuando imagina con todo detalle una banda de rock saliendo al escenario (tras correr 260km y a sólo 10 de la meta)

2.- creando una transmisión radiofónica, cuando va segundo y quedan pocos km para llegar a la meta, se motiva para rebasar al primero

3.- cuando corriendo en solitario, se pone en la piel de un miembro de una tribu sioux, que persigue cautelosamente a un antílope

4.- cuando, también en solitario, imagina ser el fugitivo de una cárcel.

5.- cuando corre por una arista y juega a que la sobrevuela con un ala delta

(1)

 

En el ámbito de la psicología deportiva estamos acostumbrados a emplear la visualización (técnica mental que consiste en crear y recrear una experiencia dentro de la mente en ausencia de estímulos externos) y los beneficios de su práctica: para aprender y practicar destrezas; para aprender y practicar estrategias; para incrementar las percepciones; recuperarnos de lesiones; controlar respuestas emocionales; etc. Más orientado al polo del rendimiento, de la eficacia. Pero su uso no es tan habitual en el polo de lo lúdico, del juego, para regular estados anímicos.

El juego, por su parte, es un modo de expresar fantasías, elaborar situaciones traumáticas, transformando lo experimentado pasivamente en algo activo (Sigmund Freud)

El juego no sólo es una actividad mental sino que en él participa el cuerpo. Conviven lo interno y lo externo (Donald Winnicott)

El mecanismo de crear personajes, que son proyección del mundo interno, provoca alivio de la angustia interior. Al proyectarse pueden ser tratados como ajenos algunos aspectos propios (Melanie Klein)

En el juego y en el fantasear nos encontramos con la tendencia de los procesos psíquicos de funcionar con el principio del placer apartándose de lo displacentero y/o de la realidad.

 

“…cada cual atiende su juego…”

¿Para qué puede servirle a un deportista tener y cultivar juegos mentales?

 

  • Para mantener el foco
  • Para mantener la motivación
  • Para aliviar la tensión muscular
  • Para generar calma en momentos de presión
  • Para no sucumbir al aburrimiento (cuando la actividad deportiva es rutinaria, se hace en solitario y/o es de larga duración)
  • Para transformar en placentero aquello que no lo es
  • Para habitar la escena el tiempo requerido para generar las sensaciones necesarias para tener una ejecución eficaz
  • Para regular estados emocionales

 

A priori, podría pensarse que juego y alto rendimiento no son cosas que van de la mano. Juego se asocia con diversión, con algo que carece de seriedad. Para un sioux cazar un antílope, del cual depende su abrigo y subsistencia, no es algo poco serio. Asimismo no podemos dudar de la profesionalidad de Kilian Jornet como tampoco de la de Johnny Wilkinson.

Éste último fue pateador de la Selección inglesa de rugby y conocido por su eficacia al momento de convertir. Disponía, para ese momento, de una técnica mental. Él no pateaba a la “hache”, sino que jugaba a derribarle una lata de gaseosa o un helado a Doris, mujer imaginaria que se ubicaba en la tribuna, unas yardas más atrás de la hache y en dirección a ella.

Por su parte, María Inés Mato, nadadora argentina de larga distancia en aguas gélidas también dispone de juegos mentales. Uno de ellos consiste en imaginar que forma parte de la cruzada del Subcomandante Marcos, nada para él y junto a sus seguidores, en la misma causa. (2)

 

“…y el que no, una prenda tendrá”

Limitaciones

La visualización tiene como limitación la facilidad que tenga el deportista consultante en imaginar, en incorporar a la misma la mayor cantidad de sentidos para que la escena sea lo más vívida posible. Cuanto más vívida más eficaz.

En el caso del uso de los juegos mentales en la preparación psicológica de un deportista, además de ese límite está la capacidad del psicólogo deportivo de poder salirse del libreto, de poder “jugar” y crear a la par del atleta.

 

Fuentes:

  • Correr o Morir – Kilian Jornet
  • Desafiar al cuerpo – Federico Bianchini

 

 

Lic. Susana Avella

Psicóloga – UBA

MP 93.258