Todo practicante de esta disciplina ha sentido en carne propia la exigencia que implica ser capaz de soportar tres pruebas tan complejas como lo son la natación, el ciclismo y las carreras; es por ello que quienes deciden practicar triatlón se caracterizan por ser los mejores en lo que hacen y por perseguir un sueño que los motiva a muchos sacrificios para alcanzar el éxito en el mundo deportivo.

Además de la gran determinación que debes poseer, sin duda la clave está en la preparación de un triatleta, y es por ello que aquí aplican frases como la atribuida a Cesar Augusto: “Roma no se construyó en un día”, pues la dedicación es determinante para alcanzar nuestro objetivo de triunfar.

 

Por esta razón, es valioso conocer diversas disciplinas que podrían ayudarnos a ser mejores triatlonistas, y esta multidisciplina puede contribuir a tu proceso de formación e incluso para tu mantenimiento, es tiempo de dar una mirada al Crossfit.

 

¿En qué consiste?

 

El Crossfit es un metodología que surgió en el año 2001 en California, Estados Unidos y fue creada por Greg Glasssman, que reúne variadas rutinas de ejercicios funcionales de alta intensidad, que pueden estar distribuidos por un número determinado de repeticiones o por tiempo.

 

Su práctica regular permite el acondicionamiento físico y el desarrollo de la fuerza mediante el incremento de las capacidades corporales, tales como la resistencia cardiovascular y muscular, así como la fuerza, la flexibilidad, la potencia y la velocidad.

 

El crossfit se caracteriza por sus WOD o rondas de ejercicios, que se realizan a intensidades muy elevadas para lo cual se requiere buena técnica de ejecución a fin de evitar lesiones.

 

Esta es una razón por la cual los triatletas pueden recurrir a esta metodología para entrenarse, pues no solo requieren de resistencia cardiovascular, sino además conjugarlo con mucha fuerza y resistencia muscular, que les garantice un alto nivel de rendimiento físico durante las horas de competencia.

 

WOD (Trabajo del día)

 

El WOD es, por llamarlo de una forma práctica, “el menú del día” en una sesión de crossfit, el cual podremos encontrar anotado en una pizarra al interior de cualquier Box (Nombre que se le da a los gimnasios donde se practica crossfit) en donde se especifica el trabajo planificado por los especialistas en el área, y donde además de los ejercicios que utilizan el peso corporal, como el tradicional Burpee o el Handstand push up, se incorporan instrumentos y técnicas tales como:

 

  1. Pliométricos como: El box jump o salto de caja, el single-double under o salto de cuerda, con los cuales se potencia el trabajo de piernas.

 

  1. Core con el uso de: TRX, mancuernas rusas, aros o anillos, entre otros.

 

  1. Trabajo de fuerza con: Peso muerto, front squat, press, cleans.

 

  1. Row o remo: Único ejercicio en el crossfit para el cual se emplea una máquina, se ha incorporado por su positiva repercusión en la capacidad pulmonar y la resistencia muscular sin impacto.

 

En buena compañia

 

Los crossfitter coinciden en el alto nivel de compañerismo que logran con la práctica de ésta multidisciplina y que en función de éste pueden evolucionar de formas más satisfactorias, debido a la motivación que se aportan unos a otros para no detenerse, sin importar el nivel de cansancio, sumado al hecho de la competencia sana que se forma durante el desarrollo de un WOD.

 

La integración y la rivalidad deportiva al mismo tiempo, son características muy positivas que surgen gracias a ésta metodología, en la que se celebran cumpleaños y cenas con cervezas y hamburguesas luego de una competencia, lo cual puede resultar en un bonito aprendizaje, sumado a los buenos resultados que aportará a nuestros cuerpos y por ende a la salud.

 

¿Cuándo practicarlo?

Si bien no todos los entrenamientos dentro del crossfit son ideales para los triatletas, la práctica de ejercicios funcionales resultan mucho mas provechosos que la musculación en un gym. Si bien los objetivos no son iguales, pueden aprovecharse sus beneficios introduciéndolo en la pre-temporada, para posteriormente aplicar sesiones de trabajo más específicas de acuerdo a los requerimientos de una competencia.

 

Sin embargo, para los deportistas de fondo más exigentes que busquen un buen complemento, los expertos recomiendan realizar sesiones de crossfit de una a dos veces por semana.