Hay una delgada línea entre el compromiso productivo y los entrenamientos auto-destructivos.

entrenamiento-noche

Alguna vez te preguntaste, cuando tus amigos te dicen que sos adicto al entrenamiento,  si tenés que preocuparte o si es simplemente es una forma coloquial de expresar tu alto nivel de compromiso con el deporte?

Cuando el exceso de ejercicio fue conceptualizado por primera vez como una adicción en 1970, surgieron dos bandos diferentes: una defensa de la idea de que el exceso de ejercicio era positivo debido a todos los beneficios para la salud que producía, y otra, que argumentó que cualquier comportamiento excesivo es una adicción y, por definición,  negativo debido a las consecuencias adversas. Las investigaciones actual sugieren que existen riesgos para los atletas de resistencia que pueden llevar a la autodestrucción -no vas a explotar, pero es probable te arrastre a involucionar, arriesgando a un gran desgaste físico y mental- a través del ejercicio excesivo.

Las personas que participan en deportes de resistencia suelen mostrar (tal vez en menor medida) similares características a los que participan en conductas adictivas, como el consumo de drogas, juegos de azar, y el gasto compulsivo. Podemos dibujar una línea muy fina entre el compromiso productivo a un deporte y la adhesión autodestructiva cuando el comportamiento se vuelve excesivo.

Los atletas de resistencia frecuentemente demuestran la gestión del tiempo excelente y se enorgullecen de tener personalidades de tipo A, como lo demuestra la realización de la tarea, la competitividad y la determinación al enfrentar desafíos. Pero si tanta dedicación se convierte en desproporcionada y, a expensas de otros intereses, o si los problemas tales como lesiones, fatiga, irritabilidad y conflictos interpersonales no se tratan, los atletas y los que los rodean pueden sufrir.

El ejercicio hace mitigar los efectos de la ansiedad y la depresión, pero si el ejercicio es sólo en el modo de hacer frente a estos estados desagradables de una persona, la ansiedad y la depresión pueden surgir más tarde o en otras áreas de la vida de la persona.

Cuando el ejercicio se convierte en una preocupación a expensas de otras áreas importantes de la vida, puede ser destructiva, tanto psicológica como físicamente. Por ejemplo, con el fin de mantener sus horarios de formación exigentes, los atletas de resistencia frecuentemente ignoran el consejo médico para descansar mientras se encuentran lesionados. Además, los atletas a menudo se encargan de aumentar su kilometraje del entrenamiento por encima de la prescrita por sus entrenadores, creyendo en las doctrinas que “más es mejor” y “sin dolor no hay ganancia” (no pain, no gain).

A pesar de estas preocupaciones, el entrenamiento de resistencia tiene muchos beneficios, como la salud cardiovascular y una alta autoestima, la clave es encontrar el equilibrio y recordar que el ejercicio no es más que un elemento de una vida feliz y exitosa.

Fuente: Competitor Magazine, Diciembre 2012

Traducción: Triatloners