Nueva tecnología al servicio de la salud, el bienestar y la belleza.

La electroestimulación se transforma en una herramienta fantástica para la estética, la rehabilitación y el entrenamiento deportivo.

En la actualidad, la electroestimulación es un método seguro, de fácil utilización y de grandes beneficios que viene siendo preferido por múltiples usuarios que no solo presentan lesiones o traumas musculares o se dedican profesionalmente al deporte. También, la prefieren todas aquellas personas no deportistas que buscan mantener su cuerpo sano y en forma.

Los tratamientos de electroestimulación requieren el uso de un aparato que estimula las fibras musculares a través de impulsos eléctricos de baja frecuencia. Las contracciones fisiológicas producidas por el electroestimulador permiten que los músculos adquieran volumen, fuerza y resistencia; y que, además, quemen las reservas de grasa localizadas. En pocas palabras, con el electroestimulador se pueden estimular los músculos como si se hiciera ejercicio físico. No obstante, a la hora de adquirir un equipo electroestimulador es importante asegurarse de que su diseño sea conforme a las normas CEE de los aparatos de electromedicina y así no poner en riesgo tu salud. Dentro de las marcas más reconocidas se destaca GLOBUS, tecnología europea de avanzada que dispone de una amplia gama de equipos de electroestimulación portátil e inteligente. GLOBUS en Argentina cuenta con distribuidores en todo el país (www.globusdeargentina.com.ar).

¿Pero en qué consiste la electroestimulación y cuáles son sus reales beneficios?

Los elecroestimuladores actuales son generadores de corriente eléctrica que se trasmite a través de la piel y llega al músculo por medio del estímulo del nervio como si este fuera habitual; son aparatos inteligentes que provocan una corriente rectangular, bifásica, simétrica y compensada, lo que evita problemas de alteración química de la piel (polarización que produce quemaduras). A demás, son pequeñas computadoras que todo el tiempo reciben información sobre la calidad de la corriente que recibe el nervio, permitiéndole modificar durante el tratamiento la corriente emitida para mantener una estimulación efectiva, intensa y confortable. Igualmente, representan las corrientes de la nueva generación tecnológica, superando las conocidas corrientes rusas, debido a que mejoran su eficiencia y disminuyen sus efectos adversos para garantizar confortabilidad.

Los aparatos electroestimuladores presentan gran ductibilidad en la utilización de diferentes programas, algunos de ellos responden a las siguientes necesidades:
• Producir un tipo de contracción muscular que produzca lipólisis y tonificación muscular con fines estéticos.
• Facilitar la recuperación del músculo fatigado después de la competición post entrenamiento.
• Producir aumento de fuerza máxima, fuerza explosiva o fuerza resistencia en un músculo que después sea transferido al gesto en ejercicios convencionales.
• Realizar un trabajo muscular intenso sin fatiga psiconeurológico y stress general.
• Aumento de la capilarización, desarrollo aeróbico de fibras musculares con una mejora de la microcirculación.
• Reclutar una cantidad de fibras musculares en un porcentaje superior a lo que se obtendría en una contracción voluntaria.
• Estimular un músculo debilitado por una enfermedad o lesión deportiva para acelerar el proceso de rehabilitación.
• Producir aumento de la tensión sobre estructuras tendinosas dañadas que fortalezcan el tendón en tratamiento y prevención de tendinopatias.
• Corrientes tipo TENS como analgésicas