Todos los corredores saben que la hidratación es un componente vital del rendimiento.

“La alimentación y la ingesta de agua también son importantes” (https://nutricionsinmas.com/comida-sana-una-guia-detallada-para-principiantes/).

Sin embargo, los errores de hidratación, justo al momento de la competencia o maratón, son demasiado comunes. Aquí están los seis errores más comunes que cometen los corredores y cómo evitarlos.

Beber demasiado antes de la carrera

Algunos corredores piensan que son camellos. Ellos beben agua o bebidas deportivas antes del comienzo de una carrera en el supuesto de que pueden almacenar agua extra en sus cuerpos y así minimizar la deshidratación que ocurre durante la actividad.

Pero el cuerpo humano no está diseñado para esto. Cualquier fluido que consumas más allá de la cantidad requerida para alcanzar el estado de hidratación normal solo terminará en tu vejiga, aumentando la probabilidad de paradas que desperdician tiempo.

En la mañana de la carrera, bebe lo suficiente para saciar tu sed y no bebas nada en los últimos 45 minutos antes de que se dispare el arma que da inicio a la competencia.

Beber demasiado durante la carrera

Durante décadas, a los corredores se les enseñó que cualquier cantidad de deshidratación tenía un efecto negativo en el rendimiento y aumentaba el riesgo de enfermedades por esfuerzo, y se les decía que “bebieran tanto como fuese posible” para prevenir por completo la deshidratación.

Sin embargo, el cuerpo humano no fue diseñado para absorber grandes cantidades de líquido durante estos eventos de alto rendimiento. Los retorcijones del estómago que se producen en la carrera generan malestares gastrointestinales en aquellos corredores que intentan forzar el flujo de líquido.

Además, estudios recientes han demostrado que los corredores no presentan peores resultados y no corren mayor riesgo de sufrir enfermedades cuando simplemente beben de acuerdo a la sed que sienten. Si bien es importante beber con la frecuencia que tu sed dicta durante las carreras, es una mala idea beber de más.

Cargar con tus propias bebidas

¿Alguna vez has visto a un corredor ganar un maratón con un cinturón de líquido alrededor de su cintura? No, y nunca lo harás, porque es una idea terrible. El fluido pesa mucho, y el peso extra disminuye la velocidad de un corredor dramáticamente.

Cada evento en el que vale la pena participar proporciona las bebidas adecuadas en las estaciones de asistencia. Úsalos a ellos. Es casi seguro que obtendrás un mejor rendimiento bebiendo lo que te ofrecen que lo que podrás hacer si cargas con tu bebida preferida.

Consumir una bebida deportiva que nunca usaste antes

Algunos corredores tienen estómagos de hierro fundido y pueden beber casi cualquier cosa en las carreras. Otros tienen un órgano más sensible y descubren que toleran algunas bebidas deportivas mejor que otras.

Si te encuentras entre este último grupo, no te arriesgues a descubrir de la peor manera que tu estómago no puede tolerar la bebida deportiva disponible en una carrera importante. Pruébalo durante el entrenamiento primero.

¿Qué debes hacer si esa bebida deportiva te molesta el estómago? El siguiente paso es darle una oportunidad o dos y ver si no generas una tolerancia con el tiempo. Esto suele ocurrir.

Si la familiarización no ayuda, lleva paquetes de gel durante la carrera y úsalos para obtener los carbohidratos y electrolitos que necesitas. Lava los geles con agua en las estaciones de ayuda para hidratar.

Consumir cafeína sin haber realizado un ayuno de cafeína previamente

La cafeína aumenta el rendimiento de resistencia al afectar la química del cerebro de una manera que reduce el esfuerzo percibido, o disminuye lo difícil que se siente correr a un ritmo determinado. Pero solo funciona en aquellos que no están acostumbrados a la cafeína.

Si consumes café regularmente o consumes cafeína en otras formas, debes dejar de consumir esta sustancia durante al menos una semana antes de la carrera para disfrutar del efecto potenciador de la ingesta de cafeína justo en la mañana del evento.

Beber en carreras que duran menos de una hora

Los estudios han demostrado que consumir líquido durante las carreras de esfuerzo no mejora el rendimiento, a menos que dicha actividad sea un recorrido que dure más de una hora, y en algunos casos el umbral es tan alto como 90 minutos.

Sin embargo, los corredores habitualmente beben en eventos de 10K y otros eventos más cortos que se pueden completar fácilmente en una hora o menos. Hacerlo solo te hará bajar de velocidad.

Por Edith Gómez, editora @ gananci.com