El azúcar proporciona energía instantánea, es un alimento tan sencillo que sólo contiene carbohidratos de rápida asimilación, el azúcar blanco es básicamente sacarosa, una combinación de glucosa y fructosa que se absorbe directamente y pasa a la sangre en unos segundos. El azúcar integral de caña es una opción mejor, al estar menos procesado conserva algunas vitaminas y minerales de la caña de azúcar (B, A, potasio, magnesio, calcio, etc.) Otros sustitutos del azúcar son la fructosa para diabéticos, la melaza y la malta de cebada.

Los deportistas pueden beneficiarse de esta ventaja cuando el esfuerzo acaba con la glucosa y no hay fuente de energía para los músculos. Sólo hay un problema, la asimilación es tan rápida que provoca altibajos en los niveles de glucosa en sangre, lo que puede provocar una hipoglucemia por la liberación de insulina que introduce la glucosa en las células para mantener el azúcar en la sangre constante. Las bebidas energéticas para deportistas, han recurrido a las mezclas de azúcares sencillos para controlar esta hipoglucemia, por eso puedes ver en las etiquetas nombres como glucosa, maltodextrinas, maltosa, fructosa, etc. que mejoran la absorción durante el esfuerzo. Un consejo: Haz pruebas con estas bebidas antes de competir, hay que acostumbrar al sistema a asimilar las bebidas energéticas.