Tener una dieta balanceada es crucial para ver resultados durante el entrenamiento y mantener una vida saludable en general.

 

Los beneficios del ejercicio regular ayudan a controlar el peso, el estado anímico, la energía, el sueño e incluso a luchar contra algunas enfermedades.

Unos buenos hábitos alimenticios pueden marcar la diferencia en cómo te sientes antes y después de un día de entrenamiento. Si comes bien, tendrás un rendimiento óptimo, los resultados físicos serás visibles y tendrás más control de tu peso.

Alimentación pre – entrenamiento

La comida es el combustible que el cuerpo necesita para marchar. Asegúrate de comer entre 2 y 3 horas antes del entrenamiento y de tomar algún suplemento vitamínico entre 15 y 30 minutos antes de comenzar. Nunca hagas ejercicio justo después de comer ya que puede causarte reflujo.

Ideas de comidas para ingerir antes del entrenamiento

  1. Una fruta
  2. Dos rodajas de pan con mantequilla de maní o una taza de arroz
  3. Una taza de avena
  4. Un emparedado de queso y pavo
  5. Una barra de granola
  6. Galletas con mermelada
  7. Huevos cocidos
  8. Pollo

Si eres de los que entrena en la mañana es importante que tomes un buen desayuno rico en carbohidrato y algunas proteínas, de esta manera te mantendrás lleno de energía durante el entrenamiento. No olvides hidratarte bien durante el día.

 

Ideas de meriendas para ingerir entre 30 minutos y 1 hora antes de entrenar en la mañana

  1. Un plátano
  2. Un puñado de frutos secos
  3. Un yogur
  4. Un batido energético
  5. Una taza de avena con fruta

Los carbohidratos brindan energía al cuerpo y la proteína ayuda a construir músculo.

Alimentación durante el entrenamiento

La verdad es que no es necesario comer durante el entrenamiento, con la pura hidratación basta. Sin embargo, el consumo de comida puede mantener las reservas de energía, retrasar la fatiga y controlar la concentración de hidratos de carbono.

Ideas de comidas para ingerir durante el entrenamiento

  1. Bebidas deportivas
  2. Un plátano
  3. 2 cucharadas de miel
  4. Una barra de granola
  5. Un puñado de uvas pasas

Los suplementos siempre complementarán la alimentación. Elige los multivitamínicos o la creatina, esta última ayuda a aumentar la masa muscular.

Alimentación post entrenamiento

Las personas que entrenan con peso deben prestar mucha atención a la alimentación después del entrenamiento. Durante este momento, el cuerpo se somete a mucho estrés, retándolo a mejorar su resistencia y a aumentar la masa muscular.

Después del ejercicio el cuerpo necesita tiempo para regenerar y construir fibra muscular antes de la próxima jornada de entrenamiento. El objetivo de la alimentación post entrenamiento es reponer los líquidos que se pierden con el sudor, ingerir proteína para reparar los tejidos del músculo y sustituir los hidratos de carbono. Asegúrese de comer antes de que pase una hora del entrenamiento.

Ideas de meriendas para ingerir después del entrenamiento

  1. Batido con leche o yogur y fruta
  2. Bebida deportiva
  3. Yogur griego
  4. Granos
  5. Carne o alguna fuente de proteína

Ideas de comidas para ingerir después del entrenamiento

  1. Arroz, brócoli, zanahoria y carne
  2. Pescado a la plancha, verduras asadas y fruta
  3. Pastel de verduras, sopa, ensalada y arroz
  4. Pollo asado, ensalada, papas asadas y fruta

La importancia de la hidratación

Durante el entrenamiento, el cuerpo pierde demasiada agua a través del sudor con el fin de mantener la temperatura corporal.

El agua es súper importante para el cuerpo ya que transporta glóbulos rojos con oxígeno a los músculos, ayuda a eliminar el anhídrido carbónico al respirar y regula la presión arterial.

Consejos para una correcta hidratación

  1. Toma agua antes, durante y después del entrenamiento
  2. Toma pequeños sorbos de agua durante el entrenamiento
  3. Toma agua antes de tener sed, cuando sientes sed tu cuerpo te está enviando las primeras señales de deshidratación
  4. Toma bebidas isotónicas para recuperar los minerales perdidos
  5. Bebe más líquido durante las temporadas de verano y humedad

 

Una buena alimentación te mantendrá sano y fuerte. No obstante, no todas las dietas funcionan para todos, por este motivo es de vital importancia que te sometas a una dieta que se adapte a tus necesidades.

Prueba estos consejos y cuéntanos como te ha ido.

 

Autora: Edith Gómez, editora @ gananci.com