Se reabre el caso Pantani por sospechas de asesinato

El dos de agosto de 1998 Marco Pantani alcanzó la gloria. Pedaleó por los Campos Elíseos de París vestido de amarillo después de su exhibición una semana antes en el Galibier, que le valió para arrebatar a Jan Ullrich el liderato de la carrera y ganar el Tour de France dos meses después de haber hecho lo propio en el Giro de Italia.

Han pasado más de diez años de su muerte y catorce de su triunfo en la ronda gala, pero las circunstancias de su fallecimiento siguen dando de qué hablar.

El diario La Gazzetta dello Sport lleva en portada este 2 de agosto la reapertura del caso por indicios de homicidio. “Pantani fue asesinado“, es el titular del rotativo italiano, que va acompañado de una foto de ‘Il Pirata’ en aquella edición del Tour, el más polémico de la historia. Se baraja la hipótesis de que el cuerpo y el lugar donde fue hallado, una habitación de un hotel de Rímini, fueron alterados.

Según la nueva teoría que baraja la fiscalía de la ciudad de la costa adriática, Marco habría sido golpeado y obligado a beber la cocaína mientras estaba en la habitación. Un estudio del profesor Francesco Maria Avato sugiere que sólo se puede consumir la cantidad de cocaína que se encontró en el cuerpo del ciclista si se diluye en agua.

Los resultados de la autopsia practicada al ciclista italiano, que murió el 14 de febrero de 2004, revelaron que había muerto por una sobredosis de la droga antes mentada y el informe del forense descartó que hubiera voluntad de suicidio: “Intoxicación aguda de cocaína con la consecuencia de un edema pulmonar y cerebral”. A lo largo de todos estos años, Tonina Pantani, la madre del escalador, ha defendido que su hijo no murió “como todo el mundo cree” y niega que muriera por sobredosis y ha llegado a afirmar que fue asesinado, tal y como titula este sábado el diario deportivo italiano. “A Marco lo han matado. Lo sé, lo dije inmediatamente y continuaré diciéndolo aunque intenten hacerme pasar por loca”, afirmó en 2007 en una entrevista a La Reppublica. Tonina ha impulsado la creación de tres escuelas de ciclismo, además de un museo y una fundación con el nombre de su hijo. La madre cree que su figlio fue asesinado “porque quería denunciar todo lo que hay podrido en el ciclismo”.

Cuatro personas fueron condenadas. En teoría, le habrían proporcionado las drogas a Pantani, y se les acusó de homicidio imprudente; pero uno de ellos, fue absuelto por el supremo italiano, Fabio Carlino, que había sido condenado a cuatro años y seis meses de cárcel y al pago de 300.000 euros a los padres del mítico ciclista de Cesena. A los otros tres imputados, los traficantes Fabio Miradossi y Ciro Veneruso y el peruano Ramírez Cueva, les cayeron penas que iban desde los cuatro años y diez meses al año y once meses.

Este nuevo giro y la reapertura del caso por parte de la fiscalía puede arrojar luz y nuevos datos sobre la más que polémica muerte de ‘Il Pirata’, que sigue presente en el Galibier, en una estatua, pero sobre todo, en el recuerdo de todos los tiffosi.