¿Son importantes los bastones en trail?

En las carreras de trail es conveniente saber cuándo se debe utilizar el bastón y cuándo no. Este accesorio nos ayuda a terminar carreras, pero también supone un peso adicional que ralentiza nuestra marcha.

Muchos somos los que, al ampliar la distancia de nuestras carreras en el mundo de la montaña, nos han sorprendido varios corredores con bastones. Eso nos crea la duda de si se correrá mejor con ellos; al menos, subiendo. ¿Pero, bajando, dónde los ponemos? ¿Vale la pena llevarlos?

Hay muchas opiniones al respecto y como la mayoría de los temas la mejor respuesta la tienes tú mismo, probando el material, pero vamos a intentar darte algunos puntos de vista y en qué carreras vale la pena llevarlos y en qué otras es mejor que prescindamos de ellos.

El uso de los bastones depende de si a la ultra distancia llegamos como corredor o como montañero; estos últimos están mucho más familiarizados con los bastones y tienen asimiladas sus mejoras en el terreno.

Los bastones nos ayudarán a descargar las piernas en desniveles; incluso, en puntos clave, nos aportarán mayor equilibrio, dándonos 4 puntos de apoyo. En contra de lo que piensa la mayoría de la gente, que los palos solo nos aportan ayuda en las subidas, también tendremos una descarga de piernas en los descensos, siendo incluso mayor la reducción de carga que tendrán las piernas en un ascenso. Por el contrario, tenemos un desgaste mayor del tren superior, pero realmente no condiciona a nuestra fatiga general.

Entonces ¿por qué no usarlos siempre?

La respuesta es sencilla, los bastones aportan un descenso del consumo de energía y fatiga del tren inferior del cuerpo, pero en la mayoría de los casos no nos dan una mayor velocidad, así que si somos capaces de asumir la distancia y desnivel de una carrera en la que valoraremos la velocidad por encima de la resistencia, desestimaremos la posibilidad de llevar los bastones. Por lo contrario, si la distancia es mayor de lo que estamos acostumbrados, los bastones serán nuestro más fiel compañero.

Tipos de Bastones:

Fijos (Marcha Nórdica): son los que no varían su tamaño. Son muy ligeros, pero frágiles. Recomendados para gente muy acostumbrada a su uso o para carreras en las que alguien puede dártelos y cogerlos para que solo dispongamos de ellos en los tramos deseados.

Telescópicos (montañismo): pueden tener dos o tres partes, siendo plegados más o menos grandes, teniendo la posibilidad de guardarse, incluso, en la mochila. También nos aportarán mayor confianza, ya que son más robustos que los anteriores, sobre todo los de 3 partes, y en el caso de ser principiantes en el uso de palos en carreras no padeceremos tanto por doblarlos o partirlos en un mal apoyo. Así que son los más polivalentes y con los que debemos plantearnos una iniciación en el mundo del trail con bastones.

Ultraligeros (Trail): aquí tenemos un palo mucho más técnico, con las propiedades de peso de un palo fijo, pero que podremos llevar en la mano sin apenas molestias. Los forman varias partes unidas por un cordino (normalmente cuatro). Son fáciles de montar y desmontar, pero tendremos el inconveniente de que son muy frágiles, no dan posibilidad de errores en apoyos fuertes, solo debemos escoger esta opción si ya tenemos experiencia con los bastones.

Teniendo claro los tipos de bastones, ya es decisión de cada uno lanzarse a probar esta herramienta más que útil en nuestras carreras de larga distancia.

Así que, los bastones son una magnífica opción para ayudar a terminar Ultra Trails, pero no siempre pueden ser una ayuda a ganarlos!

David Vallverdú