Soy triatleta y no como carne por Hilario Real Millas

Desde que me trasladé a Melbourne en septiembre de 2012 he competido en unas 12 pruebas en categoría élite en distancia sprint y olímpica donde he ganado una prueba y alcanzado el podium en varias ocasiones.

En apenas una semana empieza mi tercera temporada es esta categoría. También he corrido una maratón, una media maratón y he competido en natación de aguas abiertas. En este periodo de tiempo he conseguido varios patrocinadores.

Cuando llegué a Melbourne comencé a comer menos productos cárnicos y progresivamente durante los 6 meses siguientes dejé de hacerlo. Desde entonces solo he comido carne de forma excepcional. En mi dieta si que esta presente el pescado; por lo que no soy vegetariano, mi dieta es considerada “pesquetariana”.

¿Qué experimentado durante estos más de 2 años?

Perdida de peso, especialmente de masa muscular.
Descenso de las lesiones.
Mejoría corriendo, montando en bicicleta y mayor fluidez nadando.

¿Qué ha cambiado desde que vivo en Australia?

En mi dieta:

Descenso de ingesta de grasas y fritos.
Aumento de pescados, huevos y productos derivados de soja (leche, tofu..)
Incremento de legumbres, quinoa, verduras y frutas.
Diferente forma de aportar hidratos: Más patatas, pasta y arroz integral. Menos pasta y pan de harinas refinadas.
Ni refrescos, ni añadir azúcar (por ejemplo al café)
Incremento considerable de café y té.

Por otro lado, como cuando estaba en España, sigo tomando complejos vitamínicos, hierro y magnesio. También batidos de proteínas y gran cantidad de frutos secos. Reconozco que sigo comiendo mucho chocolate (y no quiero cambiarlo).

En mis entrenamientos:
El MASC de Melbourne a las 5:45.

En Australia estoy entrenando más tiempo y sobre todo con mayor intensidad.
Casi todos las sesiones son a primera hora de la mañana.
Me cuesta menos entrenar y disfruto mucho más del “sufrimiento”.
He incrementado también el número de entrenamientos en ayunas.
Menos sesiones de gimnasio.

Siento ser tan poco especifico en este apartado.

En mis hábitos:

Estoy durmiendo unas 6,5 horas al día, de media una hora menos que en España.
Habituamente me despierto a las 5:45 am y me voy a dormir poco después de las 11 pm. Nunca duermo siesta.

Hoy en día tengo la sensación de encontrarme más fuerte que nunca y las marcas lo confirman. No quiero que se saquen conclusiones de este post, no es el objetivo, y quien lo haga estará mezclando “Churras con merinas”. Los datos que ofrezco son demasiado vagos como para llegar a conclusiones.

Con mi experiencia, la sensación que tengo es que el en deporte preferimos decir “no puedo” a decir “no quiero”, también que los hábitos son realmente importantes y no tan difíciles de conseguir como creemos y por último que lo que anticipamos potencia los resultados, tanto buenos como malos

 

Edlitam, ideas de Hilario Real.