¿Sufrís de calambres cuando entrenás?

Los calambres son sencillamente dolorosas contracciones involuntarias en uno o más músculos. La presencia de calambres musculares puede estar asociada al calor, el ejercicio o ambos factores. Son habituales en deportistas y se puede observar que son más frecuentes en deportes de resistencia, intensificándose en condiciones de temperaturas elevadas.

La sudoración como factor desencadenante

Los calambres originados por el calor se relacionan con la pérdida de una gran cantidad de sales y agua en forma de sudor. Las causa exacta que puede provocar un calambre muscular debido a temperaturas elevadas no se conoce y es complicado de investigar, aunque parece ser que la deficiencia de sodio juega un papel muy importante en su desarrollo.

Actualmente la única manera de diagnosticar su origen es comprobando si la reposición de sodio resuelve el problema. Los calambres musculares causados por calor se pueden solucionar con plena efectividad con la ingesta de sodio, pero estimar las pérdidas de sodio es muy difícil y por consiguiente es muy complicado planificar correctamente cuanto sodio debe ingerir un deportista en condiciones de temperaturas elevadas.

La suplementación con este mineral no tiene por qué realizarse únicamente durante la competición o entrenamiento, puede ser también consumido durante las comidas del día anterior a la competición o la última comida previa a la carrera.hidratación calambres musculares

La importancia de una correcta hidratación

Los deportistas que durante una actividad intensa se rehidratan sólo con agua, no reponen sus pérdidas minerales, por lo que pueden sufrir un desequilibrio de sales y provocar calambres. Es muy importante una correcta hidratación en carrera con bebida isotónica para reponer las pérdidas de sales y agua. Además, la mayoría de geles energéticos como ya vimos en esta comparativa contienen un aporte extra de sodio para evitar el desarrollo de este tipo de problemas musculares.