Adidas ha presentado su nueva tecnología Boost que está causando revuelo en el panorama de las zapatillas, hasta tal punto que ya la gente habla de si su sistema de impulsión va a permitir empezar a bajar marcas más fácilmente o directamente que no van a estar homologadas para la alta competición. Pero antes de entrar en detalle expliquemos que es Boost y que significa la presentación de este nuevo modelo de zapatilla.

¿Qué es Boost?

No hablamos sólo de una zapatilla, hablamos de un compuesto que viene a substituir a la tradicional espuma de EVA presente en la casi la totalidad de las zapatillas del mercado y que ha sido desarrollada por Adidas junto a los laboratorios BASF. El compuesto en cuestión es espuma de poliuretano termoplástico pero que a simple vista recuerda al clásico polyspan que protege a los electrodomésticos. Son miles de microgránulos que al comprimirlos reaccionan devolviendo el impulso.

Adidas no habla de porcentajes, pero la firma alemana afirma que con cada paso que damos el Boost almacena y devuelve mucha más energía que cualquier otro compuesto existente hasta la fecha. Cada vez que un fabricante habla de revolución ya nos lo tomamos con un poco de recelo porque muchas veces detrás de todo eso sólo hay una gran campaña de marketing para hacernos estar “a la última” o para estimular las ventas de un producto. Pero esta vez parece que la cosa va en serio y la tecnología supera al marketing, pero antes de ponernos manos a la obra vamos a ver que quieren conseguir los ingenieros de Adidas.

El objetivo es muy claro: Conseguir un compuesto con el máximo de impulsión pero que no afecte a la amortiguación de la zapatilla. Y si encima no afecta a otros factores como durabilidad, peso, etc… mucho mejor. De momento sólo hay una zapatilla en el mercado con esta tecnología pero esta es sólo la punta del iceberg. En el portfolio interno de Adidas ya tienen todos sus modelos programados para salir al mercado con este nuevo compuesto a lo largo de los siguientes meses.

Ventajas del Boost. ¿Adiós a la EVA?

Vamos a resumiros las principales ventajas del compuesto:

  • IMPULSIÓN: La ventaja más importante y que ya hemos comentado es la capacidad de impulsión de la zapatilla con cada zancada.
  • TEMPERATURA: Otras de las características más importantes de este compuesto es que apenas le afectan los cambios de temperatura. Es decir: En una zapatilla normal las bajas temperaturas la vuelven mucho más dura y en verano a 40ºC se vuelve mucho más blanda. Boost es hasta 3 veces más resistente a los cambios de temperatura.
  • LIGEREZA: Otra de las ventajas del nuevo compuesto es que es más ligero que el tradicional, haciendo que una zapatilla pensada para entreno se convierta en zapatillas mixta debido a su ligereza.
  • RESISTENCIA: Pese a su aspecto a polyspan que parece que se desgastará con el roce contra el terreno, el Boost es un compuesto altamente resistente, incluso por caminos de piedras y con partes afiladas es muy difícil de dañar. Aseguran que más que la EVA
  • DURABILIDAD: Normalmente cuando tenemos mejoras en otros aspectos la durabilidad es el aspecto más afectado. Según Adidas estas zapatillas durarán más kilómetros que otras tradicionales sin ir perdiendo amortiguación e impulsión. Este es el aspecto más difícil de comprobar ya que necesitaríamos 1 año para ver cómo se han comportado.

Características de la Energy Boost

Ya en el aspecto exterior de la zapatilla nos encontramos con un diseño que no pasa desapercibido. Lo primero que llama la atención es que el compuesto Boost no está recubierto por ningún otro material y queda “expuesto” mostrando como es realmente. Lo primero que dirás es, “pero si esto es polyspan!” pero por algún motivo y junto al resto del conjunto esta zapatilla atrae las miradas.

Por otra parte el upper de la zapatilla viene recubierta de una malla elástica que parece neopreno muy fino, el cual es según mi punto de vista lo mejor de la zapatilla si nos olvidamos del Boost (parece que esta malla es bastante transpirable y no tendremos problemas con ella en verano.) Es como un guante y sus terminaciones con Techfit, el mismo que usa la firma en otras prendas compresivas, hace que la zapatilla sea realmente cómoda y se ajuste a la perfección. Uno de los aspectos más importantes a la hora de elegir una zapatilla es que sea la talla adecuada. Una zapatilla que baile o peor aún, que te toque el dedo en la puntera, puede hacer que tus sesiones de running sean una odisea. Pues bien, suelo coger zapatillas tirando a un poco grandes por este miedo que al calentarse el pie o con un calcetín más grueso me llegue a tocar y presionar los dedos como me ha sucedido en el pasado, pero debido al material de su malla resulta tan blanda y cómoda que con una talla más ajustada no notarás esa sensación de presión, pero si de sujeción.

Como sabéis cada zapatilla se ubica en una posición clara. Neutra, pronador, para entrenos, voladoras, etc… así que uno de los temas más importantes antes de adquirirla es saber a quién va dirigida. Adidas en este primer modelo Boost lo ha tenido muy claro. Una zapatilla “universal” que recomendaría para todos aquellos que busquen una zapatilla neutra de entreno diario, pero que metan a menudo algunas series a velocidades rápidas, buscando una zapatilla reactiva. Si eres pronador de peso ligero también te puede valer, ya que lleva mucha estabilidad porque va bastante pegada al suelo y su sistema Torsion ayuda a ello. Pero si eres una persona muy pesada que quiere correr a ritmos más lentos, quizás no te encuentres tan cómodo con esta zapatilla. Ahora vamos a ver las sensaciones que transmite en movimiento.

Sensaciones en carrera

Pasamos al aspecto más importante de una zapatilla: que sensaciones transmite en carrera. Pues bien, aquí tenemos otro punto a su favor y es que la primera vez que te la colocas y andas ya la notas cómoda y diría que muy amortiguadora. Me recuerda a mis Nimbus, Triumph o zapatillas puramente de entreno, con la diferencia que al ser mucho más ligera algo no cuadra. Lo mejor sin duda de la zapatilla viene en cuanto empiezas a correr, notas que la zapatilla te amortigua y tus rodillas y articulaciones van bien protegidas, pero te va pidiendo velocidad en plan: aprieta un poco más que te impulsaré todavía más. Con lo que te anima a llevar ritmos más altos de carrera porque notas como que te impulsa más.

Conclusiones

De momento pocos defectos que sacarle a este nuevo compuesto Boost. En principio parece que todo son ventajas y Adidas va a incorporar este sistema en casi todas sus zapatillas estrella. En breve tendremos una zapatilla puramente de entreno AdiStar Boost, y luego en la parte opuesta la Adizero Boost, para competición pura. Así que situamos la Energy Boost en medio de la gama, entrenos con series y alguna competición. Sobre el retorno de energía se habla que anda sobre el 1-2%. De entrada te puede parecer poco, pero esto a nivel competitivo es un salto abismal. Ya se ha batido algún record con este compuesto, pero sólo el tiempo nos dirá si la gente va a empezar a tener en cuenta estos modelos con Boost o quedarán como otra tecnología más.

Pros y Contras

PROS

  • Gran Amortiguación.
  • Su sistema de impulsión reactivo que realmente se nota.
  • Su sujeción y fijación al pie.
  • Ligereza para ser zapatilla de entreno-mixta (285gr).

EN CONTRA

  • Por poner algunos puede que la forma y diseño del compuesto expuesto no guste a muchos.
  • El precio las situaría en la gama más cara de zapatillas.