Hoy te contamos por qué correr con datos de potencia podría ayudar a los triatletas.

En el Ciclismo, entrenar con potencia tomó varios años hasta que se empezó a adoptar como una medida precisa y casi universal para controlar la evolución y desgaste de los deportistas. Además, los costos de los medidores de potencia de bicicletas mantuvieron la tecnología limitada en gran medida a los equipos profesionales y los aficionados muy serios con buen poder adquisitivo.

Por ello, cuando los medidores de potencia comenzaron a aparecer en el mercado de gadgets hace algunos años, fueron muy bien recibidos ya que estaban alcance de los entusiastas ocasionales.

Ahora bien, hace algunos años que entreno por potencia en el ciclismo, durante las comptencias, entiendo hasta cuantos Watts puedo producir para evitar sentirme fatigado y luego bajarme a correr. Hace unos meses que entreno con Stryd -un pequeño pod que se coloca en los cordones de la zapatillas y es 100% compatible con Garmin-, y realmente veo potencial en esta tecnología.

Pero, ¿cómo puede ayudar el medidor de Watts en nosotros, triatletas aficionados?

La medición de la potencia del running es similar a la medición de la potencia de la bicicleta. Lo que se pretende capturar es la velocidad de salida de energía mecánica que se ejecuta mientras uno corre; pero capturar esos datos durante la carrera no es tan sencillo como en una bicicleta.

La potencia de marcha, mas o menos se puede resumir en la suma de todas las fuerzas ejercidas por el cuerpo durante todas las fases de la zancada de carrera multiplicadas por la distancia recorrida por los elementos de fuerza divididos por el tiempo o:

Potencia (P) = F Fuerza (F) × Distancia (DT) / Tiempo (T)

Stryd utiliza acelerómetros hiper-precisos para capturar la fuerza (a través de la aceleración) y las métricas de distancia para calcular la potencia de salida.

Ahora hay varios ‘por ques’ que justifican correr con energía. Dos se destacan:

Medir la intensidad

La Potencia es el estándar de oro para medir la intensidad. Eso hace que sea la métrica para el ritmo de tus entrenamientos y tus carreras. Si usás Stryd, vas a notar esa intensidad que se traduce en números muy simples de seguir, simplemente cuantos Watts generás para alcanar un determinado ritmo o pace.

Correr con Potencia no es diferente, con un medidor de potencia, no hace falta medir la intensidad. Y la intensidad es afectada, por supuesto, por las subidas, bajadas y el viento. Por lo tanto, incluso corriendo a un ritmo fijo, un corredor puede experimentar cambios radicales en el esfuerzo en respuesta al terreno y al clima; pero con medidor de potencia, podés sacar esos factores y mediendo solamente la potencia, para evitar el desgaste.

Es decir que si vos sabés que para recorrer 10kms. en 45 minutos – a un paso de 4:30 mins/km- en una carrera plana, no vas a tener ningun problema para correr midiendo solamente tu paso; pero que pasa si a esa misma distancia le agregás viento o incluso alguna cuesta, ¿cómo sabés que ritmo mantener ahora que las condiciones variaron?

En cambio, si vos sabes que para recorrer eso 10kms. en ese tiempo en una carrera limpia, pero además sabés que tu mejor potencia es de 260Watts, y ahora te enfrentes al viento o a las cuestas, tu estrategia va a ser más fácil, porque siempre y cuando vos lleves tu promedio de potencia en 260W. vas a saber que tipo de esfuerzo estás haciendo y hasta donde podés empujar tu cuerpo.

Medir la eficiencia

Un potencial interesante de esta nueva tecnología es la posibilidad de que pueda ayudar a un corredor afilado a mejorar la eficiencia. En nuestro contexto, la eficiencia de funcionamiento es la relación entre el ritmo y la potencia. Es decir, se puede decir que un ritmo más alto con la misma potencia o menor potencia al mismo ritmo es más eficiente. Esto puede ser útil en un par de casos.

Una notable disminución de la eficiencia durante largos recorridos o durante esfuerzos duros se puede utilizar como un marcador para la aptitud. Por ejemplo, la duración más larga que un corredor puede mantener un ritmo específico antes que el cansancio empiece a pasar factura. Este conocimiento puede ayudar a guiar la formación, así como las estrategias de ritmo de carrera día.

¿Cómo podemos ver estos datos?

Los datos del medidor de potencia de funcionamiento Stryd se pueden leer desde tu reloj, en tu smartphone o computadora.

Stryd es compatible con Garmin Connect IQ y proporcionan la mejor experiencia -simplemente se puede agregar como otro campo tu display del reloj-.

Para tu teléfono, simplemente tenés que bajarte la aplicación.

Hay una lista completa de dispositivos y plataformas compatibles en la parte inferior de la página web de Stryd.

Autor: Gonzalo Gamen

Si estás interesado en probarlo, no dejes de avisarnos!