Tendinitis: la pata de ganso

Se llama “pata de ganso” a la formación de tendones que cubren la parte interior de la rodilla abarcando parte de la cara superior e interna de la tibia, en la pierna.

Como todo tendón es el final de un músculo, es la cuerda que éste emplea para amarrarse al hueso y tirar fuerte para (ejerciendo palanca) realizar su acción. Intervienen tres partes en este tendón: un “isquiotibial” llamado semitendinoso, un “aductor” llamado recto interno y un “oblicuo del muslo” llamado sartorio que finalizan en este tridente tendinoso.

• El semitendinoso: es un músculo flexor de rodilla y extensor de cadera, como el semimembranoso, al que va unido. Las lesiones de acortamiento isquiotibial tienen que ver con la posición anterior del hueso ilíaco (está en anterioridad o “in flare”) con dificultad para realizar bien la zancada al correr y dolores diversos como los de glúteo o sus inserciones.
• El recto interno: va desde el pubis a la tibia, recorriendo toda la cara interna del muslo. Es un músculo biarticular y esto significa que actúa sobre dos articulaciones: sobre la cadera (aductor), y sobre la rodilla es (flexor).Las lesiones en que está presente son las tendinitis de “pata de ganso”, los descensos de la rama púbica o las eversiones ilíacas (casi siempre con posteriorización ilíaca).
• El músculo sartorio: se extiende como una fina y robusta cuerda, desde el hueso pélvico ilíaco (por fuera) hasta la tibia en la pierna (por dentro). Su acción consiste en flexionar la rodilla y separar y rotar externamente la cadera. Se lesiona cuando la pelvis está bloqueada en posterioridad y con el hueso ilíaco en eversión (“out flare”).

Aparece sigilosamente y comenzamos a sentir un hormigueo y una ligera quemazón en la parte interna de la rodilla. Pero más tarde el dolor se puede volver fino e invalidante.
Las causas pueden ser por: sobrecarga, mala alineación biomecánica, cambio de calzado,superficies muy duras. Pero revisar la técnica de carrera tampoco vendría mal si se repiten en una misma temporada.

TRATAMIENTO OSTEOPATICO

Desbloquear el hueso ilíaco que está en rotación anterior por el músculo semitendinoso.
Desbloquear el músculo recto interno que está en rotación posterior por el músculo recto interno.
Desbloquear el hueso ilíaco que está en rotación posterior por el músculo sartorio.
Estos desbloqueos nos sirven para liberar las articulaciones que nos producen la lesión.
Corrección de L 4.
Corrección de L 5.
Corrección de rotación interna o externa de la tibia.
Corrección de lateralidad interna o externa de la tibia.
Punto triggers: de los tres músculos que forman la pata de ganso.

Crioterapia:3/4 veces por día 30 minutos.

Estirar el sartorio: extendemos la rodilla, abriendo el pie apoyado en el suelo y volcando nuestro cuerpo como si fuera un isquiotibial. Respecto al plano frontal, la pierna estará cruzada en oblicuo respecto al eje del cuerpo y desde ahí buscaremos la tensión a lo largo de la cara anterior del muslo.

Estirar el recto interno: debemos pensar en su condición de adductor y realizar en el suelo la posición controlada de “mariposa” con pies casi juntos y flexión de rodillas en un ángulo bastante abierto para que eclutemos a este y no a los otros adductores.
Estirar el semitendinoso:sentado, piernas extendidas, suavemente nos inclinamos hacia delante y tocamos los pies uno con cada mano.
Masaje con fricciones superficiales y profundas: Cyriax.
Desfibrosar aquellas zonas de fijación tendinosa cercanas a la inserción tibial. Para ello se aconsejan las técnicas de Moneyron hasta conseguir poder deslizar limpiamente un pliegue rodado por dicha área.

Lic. Mariano de Alzáa
Osteopatía
Deportología
Kinesiología
Prof. Univ. Educ. Física
http://www.osteopatiaydeporte.com.ar
Seguinos en www.facebook.com/osteopatiaydeporte
TEL 15-5567 3748