Hawaii era el sueño del año. Campeonato del Mundo. Para los que habéis jugado a fútbol de pequeños, es la final de la Champions. Después de clasificarme, una lesión me dejó dos meses sin entrenar y sin fuerza en las manos. Decidí no ir a Hawaii porque, de los 515KM de la competición, 10 iban a ser nadando. Hasta que se me paró la cabeza, 3 días antes, y volé a Hawaii“.

Seguílo!