El Tour de France, además de ser uno de los eventos deportivos más grandes del Mundo, es el más espectacular del planeta.

Un recorrido por paisajes increíbles que se adentran por pueblos que el tiempo ha conservado de manera casi perfecta.

Grandes praderas, durísimas montañas, verdes colinas, y un público maravilloso que le dan un toque único al Tour.