924 escalones y 190 mtrs. de desnivel!

La prueba celebró su undécima edición sumándose por primera vez en su historia al circuito mundial de carreras verticales de la Federación Internacional de Skyrunning.

Benidorm se une por tanto a Nueva York, Taipei, París, Beiging, Shanghai, Brasil y Hong Kong que forman parte de este circuito vertical que reúne a más de 1.000 deportistas especializados, la elite de subida de grandes edificios verticales del mundo.

La carrera consistió en un reto para los participantes de subir los 52 pisos del rascacielos, sus 924 escalones y los 190 metros de desnivel.

A diferencia de ediciones anteriores, los participantes iban largando cada 30 segundos evitando de esta forma que se generen colapsos en tramos estrechos como ocurría en ediciones anteriores haciendo la prueba más ágil y dinámica.

El record de la prueba lo ostentaba Paul Crake desde el año 2003 en categoría masculina (con 4′ 35″) y Wafiya Benali con 5′ 44″ en la edición del 2010 en la femenina.