¿Cuántas calorías consume un ciclista en el Tour de Francia?

Los corredores del Tour de Francia podrían ganar la carrera gracias a su descanso. Más específicamente, la calidad y la cantidad de sueño, y lo que hacen antes de meterse en la cama, son las claves para levantarse al día siguiente y rendir al 100%.

Cada momento cuenta desde el primer día hasta el último en una carrera por etapas, y cuando se piensa en ello, sólo un pequeño porcentaje de ese tiempo se gasta en la bicicleta.

Recuperación

Lo que hacen los corredores para recuperarse entre las carreras diarias del Tour de Francia tiene un enorme impacto en su rendimiento. El competir con una bicicleta entre cinco y siete horas con el calor de julio drena el cuerpo de la energía, de los líquidos, y de los electrolitos.

Sin embargo, menos de 24 horas después, estos mismos hombres están ascendiendo los puertos de montaña con increíble fuerza.

La recuperación comienza en la bicicleta. Los corredores comen y beben desde el principio de cada etapa y consumen de 300 a 400 calorías por hora en bocadillos, pasteles, geles y barriatas…todo tiepo de alimentos.

Una parte de estas calorías también proviene de bebidas energéticas. Con el calor, los corredores están tomando 10 o más bidones de líquido en las cinco horas de bicicleta.

Alrededor de la mitad de las caramñolas contienen una bebida energética basada en carbohidratos, mientras que el resto son agua pura. Lo más común es que los corredores empiecen la etapa con un bidón de bebida isotónica y otro de sólo agua para que puedan mantener los niveles de energía, los niveles de electrolitos, y permanecer hidratados durante las etapas.

Inmediatamente después de la etapa, cada corredor tiene que tomar más alimentos y bidones para recuperar electrolitos y recargar los depósitos de glucógeno. Estaos bidones post-etapa a menudo tienen una bebida recuperadora específica porque el cuerpo es más eficiente en la reposición de reservas de carbohidratos en los primeros 60 minutos después del ejercicio.

Para aprovechar aún más esta crucial ventana de tiempo, muchos corredores consumen bebidas que tienen una proporción de 4: 1 de carbohidratos a proteínas. La proteína en la bebida aumenta la velocidad a la que los músculos absorben los carbohidratos del torrente sanguíneo, permitiendo a los corredores obtener la cantidad máxima que sus músculos pueden sostener.

El proceso de recuperación no termina con esto. Los fisioterapeutas del equipo (masajista de combinación, fisioterapeuta, asistente personal) están entre los miembros más importantes del equipo de apoyo de los corredores. Ellos trabajan en cada corredor cada noche y son gurús cuando se trata de revitalizar a un ciclista cansado o lesionado y mantenerlo en la carrera.

Nutrición

Una de las claves para tener éxito en una carrera de tres semanas es nunca dejarse llevar en calorías o hidratación . Para lograr este objetivo, los corredores consumen entre 6.000 y 7.000 calorías al día, a veces más en días particularmente largos y difíciles.

Normalmente se intenta obtener el 70 por ciento de sus calorías diarias de carbohidratos, 15 por ciento de grasa y 15 por ciento de proteínas.

La cena después de la etapa y el desayuno a la mañana siguiente también son importantes para la recuperación y para el suministro de la energía necesaria para las carreras.

La cena suele ser rica en carbohidratos y proteínas, con arroz, pasta, patatas, pollo, huevos y fruta. El desayuno suelen ser los mismos alimentos, añadiendo yogur y cereales.

Las etapas del Tour de Francia no comienzan hasta altas horas de la mañana o temprano por la tarde, por lo que los ciclistas se levantan y desayunan, y luego aproximadamente tres horas antes del comienzo comen una comida que es casi completamente carbohidrato.

Es fundamental comer y beber regularmente en la bicicleta porque su cuerpo sólo puede almacenar de 1.600 a 1.800 calorías de energía de carbohidratos en los músculos y el hígado. Mientras que los atletas aeróbicos utilizan una mezcla de carbohidratos, grasas y proteínas para obtener energía; El carbohidrato es la fuente primaria del combustible para el funcionamiento de la resistencia.

Cuando un ciclista se queda sin hidratos de carbono no puede mantenerse al día con la competencia, su mente está nublada y tiene náuseas.

Una “pájara” afecta a los músculos, pero también afecta al sistema nervioso central porque el cerebro funciona con carbohidratos y no puede quemar grasa o proteína por sí misma.

Los ciclistas se refieren a este snacking constante como “el pastoreo”, pero no importa cuánto logran comer durante el Tour de Francia, todos los que terminan llegan a Champs Elysees más finos que cuando largaron.