Por qué Lance es el único castigado en el mundo del ciclismo?

Sin duda alguna Lance Armstrong (y no Gunderson -para lo que hemos visto el documental en ESPN hace días atrás), es uno de los ciclistas más reconocidos del planeta.

Es muy difícil hablar del Tour de France y no hablar de Lance.

Suspendido de por vida y despojado de prácticamente todos sus títulos, sigo sin entender por qué se ensañaron tanto con él.

Hace no mucho tiempo atrás el danés Bjarne Riis, ganador del Tour de Fance de 1996, admitió haber usado drogas para mejorar su rendimiento deportivo.

“Era una práctica habitual, a la que recurrían todos los ciclistas” y agregó que utilizó esta droga desde 1993.

Sin embargo permanece en la historia de Francia y el mundillo del ciclismo.

A principios de los 90tas. los Atletas estaban muy por delante a nivel tecnólogico de las recientes agencias anti dopaje. Los controladores no poseían los medios para detectar este tipo de sustancias.

La mayoría de nosotros conocemos la historia de Lance, sobreviviente de cancer testicular, ganador de 7 Tours post recuperación.

Lo que no muchos saben es que luego del escándolo del Team Festina  en 1998 durante el Tour de France, el ciclismo se tuvo que re inventar….se hablaba que era un “deporte para dopados”.

El equipo más fuerte que había logrado ganar, en 1997, la competencia más vista del mundo -luego del mundial de fútbol- era retirado del Tour. El escándolo y el miedo que sembró fue tan grande, que otros equipos se retiraron en simultáneo.  El dopaje pasó a tener otras consecuencias: consecuencias penales, o sea, prisión.

En 1999, cuando Lance ganó su primer Tour, el ciclismo se encolumnó atrás de él. Un americano, recuperado de un cáncer, ganaba en tierras francesas.

El deporte trascendió en audiencias inesperadas. Entró fuerte en Estado Unidos, rompió la barrera de Europa y se metió de lleno en el mundo entero.

Incluso el presidente de la UCI, cubrió a Lance y el uso de ciertas sustancia como cortisona más de una vez.

El ciclismo lo necesitaba, y Lance, le dio al deporte lo que necsitaba en ese momento: una cara nueva, una historia fascinante, un deportista de otra galaxia.

“Fue más grande que el deporte, era un ícono mundial” mencionó alguna vez un ex compañero de equipo.

Cuando se rompió el hechizo, la caída de Lance fue tan grande, que no solamente le quitaron todos sus títulos, sino que le dieron una suspesión de por vida. Su nombre fue quitado de todos los marcadores.

En la actualidad, muchos de esos campeones, ciclistas de elite afirman haber consumido EPO, “si no lo hacías, estaba afuera” recordaba Greg Lemond -ganador del Tour de France en 1990-.

Lemond, fue el primer norteamericano en ganar un Tour de France, Greg, en su último documental de 30 for 30 de ESPN, comentó que se jubiló de manera casi forzada ya que al negarse a consumir EPO no podía competir contra el resto: “Iban demasiado fuerte, y yo no podía hacerles frente”.

La respuesta a la pregunta del artículo es: No lo sé. Sera que la agencia antidipaje de Estados Unidos (USADA) quería y necesitaba una historia ejemplificadora? Será por la actitud peleadora y prepotente que sostuvo Lance contra la WADA (Agencia Mundial Anti Doping)? Será porque era la única manera de demoler un ícono tan grande? O simplemente porque fue una persona detestable dentro y fuera de los circuitos?

Nadie lo sabe. Lo cierto es que la figura de Lance sigue despertando interés, simpatía pero mucha antipatía. Admiración, porque fue un gran deportista y una pregunta que no paro de hacerme cada que vez leo, escribo o veo algún artículo o documental de Armstrong: Habría ganado 7 Tours de France sin haber tomado EPO, cuando gran parte de los ciclistas rivales también lo hacían?

Autor: Gonzalo Gamen